editor@latinonewspaper.net | 27-Nov-2020 12:56:05 am

10 hallazgos de la ciencia para prevenir y tratar el Parkinson

Escrito el 12 Abr 2016
Comment: Off
Se estima que unos 10 millones de personas en el mundo padecen la enfermedad de Parkinson. Un millón de esos pacientes está en Estados Unidos, donde cada año se diagnostican alrededor de 60,000 casos, según la Parkinson’s Disease Foundation. Pero la causa de esta enfermedad neurológica aún no está del todo clara y tampoco existe una cura.

El mal de Parkinson pertenece a los trastornos del movimiento. Es crónico y progresivo, es decir, los síntomas se mantienen a lo largo del tiempo y van empeorando. El temblor en las manos, brazos y piernas suele ser la señal más común y evidente, sin embargo, quienes la padecen también experimentan rigidez o entumecimiento de las extremidades y el tronco, lentitud de movimientos y alteración del equilibrio y la coordinación.
Científicos de diversas partes del mundo trabajan conocer más sobre la enfermedad y sus posibles causas (factores genéticos y ambientales). Semana a semana se divulgan nuevos hallazgos vinculados a la enfermedad, pequeños avances que se traducen en esperanza para quienes la viven a diario. El lunes 11 de abril,  se celebro el Día Mundial del Parkinson, por tal razón presentamos algunos de los avances más recientes que van definiendo la ruta hacia la cura.

 

1. Ultrasonido enfocado


Un procedimiento innovador llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Maryland logró dirigir ondas de ultrasonido a través del cráneo de una mujer que padece de Parkinson para matar a las células del cerebro que interfieren con sus habilidades motoras. Los resultados han sido esperanzadores, pues los temblores de sus extremidades disminuyeron de forma sorprendente, y todo gracias a un procedimiento no invasivo.

Al saber cómo dirigirse a células específicas en el cerebro, los científicos pueden minimizar los síntomas del Parkinson de una manera menos agresiva que otros métodos que implican hacer un agujero en la cabeza para poner electrodos. El estudio de esta técnica también se está llevando a cabo en Corea, Canadá y en la Universidad de Virginia, en Estados Unidos.

 

2. Estimulación cerebral profunda


Una de las formas de aliviar los síntomas del Parkinson y otros trastornos de movimientos es la estimulación cerebral, práctica que consiste en enviar pulsos de electricidad al cerebro a través de electrodos implantados. Los hallazgos más recientes indican que la estimulación cerebral profunda amortigua la sincronización de las neuronas en pacientes con Parkinson y en esa sincronización estaría la clave.

Según un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience, desarrollado por investigadores de la Universidad de California, este sería el punto de partida para la fabricación de dispositivos más sofisticados y eficaces que supervisen la actividad cerebral y ajusten la estimulación automáticamente. Esto influiría en varias funciones del cerebro, como la memoria y la percepción de movimiento.

 

3. Medicamentos contra la malaria


Científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur y de la Escuela Médica de Harvard en Estados Unidos han encontrado que los medicamentos contra la malaria podrían ser un tratamiento potencial para la enfermedad de Parkinson. El descubrimiento tiene que ver con la producción de dopamina, un neurotransmisor importante que afecta el control motor y el movimiento de los músculos.

La enfermedad de Parkinson interrumpe la producción de neuronas de dopamina y progresivamente provoca la pérdida de control motor, a menos que se repongan sus niveles haciendo uso de la estimulación cerebral o de algún medicamento, como es el caso de los de la malaria. Los especialistas que llevan a cabo las investigaciones no descartan rediseñar estas drogas.

 

4. Nuevo fármaco


A finales de 2015 se dio a conocer que un nuevo fármaco podría cambiar el comportamiento de las células inmunes para que protegen a las productoras de dopamina, en lugar de atacarlas. El estudio fue llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Nebraska y de Longevity Biotech, en Filadelfia.

Tras realizar pruebas en ratones, se encontró que el nuevo fármaco alcanza hasta 80% de protección de las células productoras de dopamina. Esto proporciona un puente entre el sistema inmune y la protección de las células nerviosas en la enfermedad de Parkinson, ya que la droga es capaz de cambiar la función celular.

 

5. Razones de peso


Neurólogos del Hospital General de Massachusetts encontraron pruebas que vinculan la pérdida de peso con una progresión más rápida del Parkinson en su fase inicial, mientras que el aumento de masa corporal parece frenar su avance. Los pacientes que experimentaron temprana pérdida de peso desarrollaron el mal de forma más severa y se cree que esto tiene que ver con la implicación del sistema neuroendocrino o el sistema gastrointestinal nervioso.

El estudio realizado en Boston prueba la relación de la masa corporal con la enfermedad. Sus autores sugieren que aquellos que han sido tienen diagnosticados con Parkinson deben cuidar su alimentación para mantener o incrementar levemente su masa corporal y así ralentizar los efectos de la enfermedad, especialmente, en las etapas iniciales.

 

6. Un guante que aporta firmeza


A principios de este año se anunció la creación de una herramienta que puede detener los temblores causados por el Parkinson: un guante llamado GyroGlove, cuyo diseño se inspira en juguetes infantiles. El prototipo fue creado por una compañía inglesa, a partir de la investigación de un grupo de médicos dirigidos por Faii Ong, quien comenzó a buscar soluciones a los síntomas de la enfermedad desde que era estudiante en la Escuela Imperial de Londres.

Después de evaluar el uso de bandas elásticas, pesas, muelles, la hidráulica y hasta la robótica, Ong optó por este prototipo. Los giroscopios mecánicos intentan mantenerse erguidos al conservar el movimiento angular, amortiguando cualquier temblor de la extremidad del usuario. Durante las pruebas, el guante redujo los temblores en hasta un 90%. Aún no han anunciado cuándo comenzarán a comercializarlo.

 

7. Cerveza


Los hallazgos de una investigación llevada a cabo en China por la Universidad de Lanzahou sugieren que la cerveza ayuda a proteger las células del cerebro de enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson. Dicen los autores del estudio que el lúpulo sería el ingrediente clave en la conservación de las células cerebrales de la oxidación ligada a la demencia.

El Xanthohumol, presente en el lúpulo, limpia las moléculas activas que provocan daños cerebrales además de apoyar a ciertos genes protectores. El estudio asegura que el hábito de beber cerveza es bueno para la salud gracias a este componente que también actúa como antioxidante. Según los autores, cada vez hay más evidencias de que el estrés oxidativo es una de las causas de los patógenos neurológicos y enfermedades neurodegenerativas.

 

8. Trastornos del sueño


La falta crónica de sueño y los ciclos de sueño-vigilia irregular pueden ser factores de riesgo de la enfermedad de Parkinson, según un trabajo reciente de la Universidad Temple. Las pruebas, que fueron realizadas en animales, muestran que los trastornos del ritmo circadiano que existen antes de la aparición de la enfermedad empeoran drásticamente los problemas motores y déficits de aprendizaje déficits provocados por la misma.

Este es el primer estudio que demuestra que un factor ambiental puede exacerbar los síntomas y la patología. Los resultados podrían tener importantes implicaciones para la prevención y el tratamiento de la enfermedad de Parkinson en personas con trastornos crónicos del sueño.

 

9. Diabetes


En Londres sugieren que dos medicamentos que se usaban para tratar la diabetes, y que fueron retirados del mercado por sus efectos secundarios, reducirían el riesgo de que los pacientes desarrollen el mal de Parkinson. De comprobarse la hipótesis de los investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical, significaría un gran avance para futuras investigaciones.

Los resultados se obtuvieron a través de la evaluación de 160,000 personas con diabetes británicas, quienes tomaban rosiglitazona o pioglitazona –cuyas patentes no están vigentes- 28% tenía menos de incidencia del Parkinson que las personas que se sometían a otros tratamientos para la diabetes. El estudio fue financiado por la Fundación Michael J. Fox para la Investigación sobre el Parkinson.

 

10. Trasplante celular


Científicos de las universidades de Rutgers y Stanford han creado una tecnología que pudiera convertir las células madre derivadas de tejido adulto en neuronas humanas andamios 3D o pequeñas islas de fibras. Los andamios, cargados con las neuronas sanas que pueden reemplazar a las células enfermas, se inyectaron en cerebros de ratones. Si se logra trasplantar células de una forma que imita la forma como están configuradas en el cerebro, se estaría más cerca de un tratamiento efectivo para el Parkinson en humanos.

 

 
Univision

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com