editor@latinonewspaper.net | 22-Aug-2019 11:04:37 am

Escrito el 19 Jul 2019
Comment: Off

Los puertorriqueños protestan en las calles




Por Wilfredo León




Esta semana recibí la visita de un viejo amigo puertorriqueño. Salimos a cenar y entre tantos temas, conversamos sobre las protestas que se desatan en las calles del Viejo San Juan pidiendo la renuncia del gobernador nuevo-progresista e impulsador de la estadidad para la Isla, Ricardo Rosselló.



 



Mi amigo habló con la emoción que nos caracteriza y abrió su corazón mostrando la misma frustración que veo en las imágenes que se transmiten por la TV casi a diario.



 



Al comenzar la conversación le dije a mi amigo, “No puedo entender como esta reacción sea resultado de las conversaciones y declaraciones del gobernador con un grupo de sus asesores o secuaces”.



 



Ahí fue que mi amigo abrió su corazón diciéndome que esa fue la “gota que colmó la copa”. La realidad es que esto es el resultado de frustración por tantas cosas que no tengo tiempo para mencionarlas todas en este espacio. Pero mi amigo habló de la relación colonial entre Puerto Rico y los Estados Unidos (estas son mis palabras). Como las leyes de cabotaje afectan la vida de los puertorriqueños, el Efecto Trump castigando la Isla por no apoyarle en las primarias, la rebeldía de una nueva generación hastiada de no ser escuchada y dispuestos a hacer lo que sea para tomar control del destino de la Isla, hasta la corrupción y fraudes del gobernantes.



 



Wow! Obviamente estas son quejas y emociones profundas! Es el trauma que afecta este pueblo desde la invasión americana (Estados Unidos invadió Puerto Rico en 1898 durante la Guerra Hispano-Americana) hasta la administración del actual gobernador Rosselló.



 





Miles de Puertorriqueños llegaron al la avenida Ponce de León frente al Capitolio



Un artículo en el NYT relata como los puertorriqueños, con banderas en mano, salieron a las calles de San Juan el miércoles hasta convertirse en miles y durante horas esperaron el inicio de una masiva protesta. Llenaron una avenida bordeada de palmeras, un mar de gente que cubría cada pulgada desde la casa de la legislatura en el Capitolio hasta el malecón con un solo mensaje: el gobernador Rosselló debe renunciar.



 



Esta multitud compuesta de profesores y líderes sindicales, activistas de toda la vida y novatos, estudiantes y sus padres y madres empezaron a avanzar a pie para intentar llegar a la mansión del gobernador donde los esperaban más manifestantes.



 



Por quinto día consecutivo, exigieron la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló. Igual que el lunes, la noche concluyó en medio de caóticos enfrentamientos con la policía.



 



Leo en los medios de comunicación que este miércoles había más manifestantes apretujados en las estrechas calles coloniales del Viejo San Juan, entre ellos un grupo que se enfrentó con las autoridades durante horas. Policías con equipo antimotines emplearon gas lacrimógeno y balas de goma. Los jóvenes manifestantes posaron una bandera de Puerto Rico —pintada de negro, blanco y gris en lugar de los tradicionales rojo, blanco y azul— en el suelo, frente a la mansión del gobernador.



 



Pero vamos al meollo de lo que está pasando. En apariencia, los manifestantes protestaban contra las conversaciones arrogantes y groseras entre el gobernador y su círculo cercano en un chat grupal que se hizo público y la serie de arrestos por corrupción de un grupo de políticos de alto nivel.



 



Pero las protestas en las calles del Viejo San Juan son un rechazo a décadas de escándalos y malos manejos que involucran a líderes adinerados y desconectados que una y otra vez se han beneficiado a costa del sufrimiento de los puertorriqueños.



 





Ricardo Rosselló se rehusa a renunciar



La indignación que desató la publicación de los chats ha llevado al “Estado Libre Asociado de Puerto Rico” a una encrucijada de consecuencias más amplias. Por ahora, Rosselló todavía gobierna; pero permanece la duda sobre cómo sería gobernado Puerto Rico entre tantas dificultades.



 



Será que estas protestas provoquen que los sentimientos y las quejas de los casi 4 millones de puertorriqueños en la Isla escuchados y resueltos?

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com