editor@latinonewspaper.net | 16-Oct-2019 09:50:11 pm

Escrito el 02 Oct 2019
Comment: Off

Una trinchera llena de serpientes y disparar a los migrantes en las piernas


Las descabelladas ideas de Trump para frenar los que cruzan la frontera


En una serie de entrevistas conducidas por el diario The New York Times, se dan a conocer detalles de algunas de las propuestas del presidente con las que su círculo cercano debió batallar. Poco a poco, sin embargo, quienes no complacían al presidente fueron siendo reemplazados.

Las políticas de inmigración del presidente Donald Trump son radicales pero lo que vemos implementado es una versión moderada. El diario The New York Times reporta este martes los detalles de muchas de las reuniones en el círculo cercano a Trump que manejan su política de inmigración, que ha dejado en evidencia otras ideas de Trump sacadas de libros de fantasía o ciencia ficción.

Según entrevistas del Times con más de una docena de funcionarios de la Casa Blanca y del gobierno directamente involucrados en estos diálogos, en una reunión en marzo de 2018 Trump le ordenó a su equipo cerrar toda la frontera de 2,000 millas con México, para el mediodía del día siguiente.

La idea era catastrófica, pero no la más descabellada.

En privado, el presidente a menudo había hablado de fortificar un muro fronterizo con una trinchera llena de agua, repleta de serpientes o caimanes, y les ordenó a sus asistentes buscar un cálculo de costos.

Quería que el muro fuera electrificado, con puntas en la parte superior que pudieran perforar la carne humana.

Después de sugerir públicamente que los soldados dispararan a los migrantes si ellos arrojaban piedras, el presidente retrocedió cuando su personal le dijo que eso era ilegal. Pero más tarde en una reunión, recordaron sus ayudantes, sugirió que dispararan a los migrantes en las piernas para reducirles la velocidad. Eso tampoco está permitido, le dijeron.

Después de una semana caótica, el presidente había retirado su amenaza más insistente, la de cerrar la frontera completamente, pero había tomado represalias con el inicio de una purga de los asesores que habían tratado de contenerlo.

"¡Me estás haciendo ver como un idiota!", gritó Trump, agregando una mala palabra, según le describieron al Times varios funcionarios que estaban ese día en la sala. “Esta es mi plataforma. Es mi problema ".

Entre los que estaban en la reunión estaban Kirstjen Nielsen, la secretaria de seguridad nacional en ese momento; Mike Pompeo, el secretario de estado; Kevin K. McAleenan, el jefe de Aduanas y Protección Fronteriza en ese entonces; y Stephen Miller, el asistente de la Casa Blanca que, más que nadie, ha orquestado la agenda de inmigración de Trump. Mick Mulvaney, el jefe de gabinete interino también estuvo allí, junto con Jared Kushner, el yerno del presidente y otros altos funcionarios.

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com