editor@latinonewspaper.net | 27-Sep-2020 05:27:22 am

7 estrategias de protección contra el coronavirus para personas mayores

Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir COVID-19 grave

Escrito el 10 Ago 2020
Comment: Off

7 estrategias de protección contra el coronavirus para personas mayores


Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir COVID-19 grave, así como de otras enfermedades virales y bacterianas. Conoce cómo mantenerte a salvo.

A medida que la pandemia de la COVID-19, causada por el nuevo coronavirus, se ha propagado, la guía experta sobre la enfermedad viral ha evolucionado una y otra vez a medida que aprendemos más sobre ella.

Sin embargo, un mensaje ha sido claro en todo momento: Los adultos mayores tenemos un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave y cuanto mayor sea uno, mayor es el riesgo. Las personas de entre 60 y 70 años tienen un mayor riesgo que las de 50 años y las personas mayores de 85 años corren el mayor riesgo, según la nueva información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los expertos en salud sabían al inicio del brote que la edad era un factor significativo: Un estudio publicado en línea por el Journal of the American Medical Association en febrero observó a casi 45,000 personas en China diagnosticadas con COVID-19. El estudio encontró que casi el 15% de los mayores de 80 años y el 8% de los mayores de 70 años, murieron después de contraer la enfermedad. La tasa de mortalidad general fue mucho más baja.

Aquí en los Estados Unidos, aproximadamente 8 de cada 10 muertes reportadas por COVID-19 han sido en personas mayores de 65 años, indican los CDC.

Por qué las personas mayores son susceptibles. Los adultos mayores tiene un mayor riesgo de sufrir efectos graves por infecciones virales y bacterianas, desde la influenza hasta los resfriados a  herpes zóster y neumonía.

"Sabemos que los sistemas inmunes cambian con la edad, lo que hace que sea más difícil combatir las enfermedades y las infecciones, incluso si por lo demás eres bastante saludable", dice Michael Hochman, MD., director del Centro Gehr para la Ciencia e innovación de sistemas de salud en Keck Medicine de USC en Los Angeles.

Con la edad, el sistema inmunitario se vuelve más lento para responder a una amenaza como una infección, por lo que es más probable que te enfermes y desarrolles síntomas más graves. Debido a que tienes menos células inmunes, puedes tardar más tiempo en recuperarte.

Los adultos mayores también tienen más probabilidades de tener problemas de salud, como diabetes tipo 2, que parecen empeorar los resultados de la COVID-19, dice Hochman. Otras afecciones que aumentan el riesgo de COVID-19 grave en personas de cualquier edad incluyen enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, un sistema inmunitario debilitado debido a un trasplante de órganos, obesidad, afecciones cardíacas graves y enfermedad de células falciformes en personas de cualquier edad, indican los CDC. Una serie de otros problemas, que incluyen asma moderada a severa, presión arterial alta y enfermedad hepática, también pueden aumentar el riesgo.

Sin embargo, la evidencia sugiere que ciertas precauciones pueden reducir significativamente tus posibilidades de contraer COVID-19, así como otras enfermedades infecciosas. A continuación, encontrarás los pasos para mantenerte a ti y a tus seres queridos protegidos.

Senior couple having video call with family on laptop at home



Quédate en casa tanto como puedas. Si hay algún tipo de brote en tu comunidad, ya sea COVID-19, influenza o un brote grande de norovirus (algunas veces denominado erróneamente gripe estomacal), es mejor mantenerte en casa a menos que sea esencial salir.

"Tu hogar en este momento es probablemente el lugar más seguro para evitar la COVID-19", dice Lee Lindquist, MD., jefe de geriatría en Northwestern Medicine y profesora adjunta de medicina en la escuela de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago.

Esto significa más que solamente evitar grandes reuniones y viajes. "Actualmente recomendamos que todos nuestros pacientes se abastezcan de comestibles para 30 días y tengan un suministro de medicamentos y otros elementos esenciales para 30 días de modo que ni siquiera tengan que salir al supermercado", dice Sean Morrison, MD., presidente del Departamento de Geriatría y Medicina Paliativa de Brookdale en el sistema de salud Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. De ser posible, haz que te entreguen los comestibles, o pídele a un amigo o familiar que te los deje en la puerta de tu casa.

Si debes hacer un mandado, ve en los momentos menos concurridos. Muchas tiendas, como Stop & Shop, Target y Walmart, han estado ofreciendo un "horario para adultos mayores".

Mientras estés afuera, mantén al menos 6 pies de distancia de otras personas. Los CDC también recomiendan usar una mascarilla reutilizable cuando te encuentres en lugares públicos como tiendas de alimentos y farmacias. Se cree que esto ayuda a evitar que las personas que pueden tener COVID-19, pero que no lo saben, transmitan la enfermedad a otras personas.

Y evita el contacto con superficies de "contacto frecuente" (botones de elevadores, perillas de puertas, pasamanos), como recomiendan los Centros para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC). Mejor usa un pañuelo desechable o tu manga, luego lávate las manos lo antes posible.

Lávate las manos bien y con frecuencia. Si bien los temores por la COVID-19 han estimulado a las personas a practicar una buena higiene de manos, es un hábito que los adultos mayores deben practicar durante todo el año para ayudar a reducir los riesgos de infección por todo tipo de gérmenes, incluidos los que causan resfriados, influenza y virus o bacterias gastrointestinales, como el norovirus, dice Charles Gerba, PhD., profesor de microbiología e inmunología en la Universidad de Arizona en Tucson.

Cuando tocas un objeto que tiene gérmenes, y luego te tocas los ojos, nariz o boca, estos gérmenes pueden entrar a tu cuerpo y enfermarte.

Persona lavándose las manos



Los CDC recomiendan lavarse las manos antes, durante y después de preparar la comida; antes de comer; después de usar el baño; después de sonarse la nariz, toser o estornudar; después de tocar una mascota o su comida o sus desechos y antes, y después, de cuidar a alguien que está enfermo.

Además, "es importante que lo primero que hagan todos cuando regresen a casa es ir al lavabo y lavarse las manos", dice Gerba, pero debes lavarte muy bien. Gerba aconseja usar jabón líquido, si puedes, porque el jabón en barra puede albergar microbios de otras personas.

Los CDC recomiendan este método: Humedece las manos con agua limpia de la llave, a cualquier temperatura y cierra la llave y aplica jabón. Luego lávate las manos durante al menos 20 segundos frotándote las manos con el jabón, incluyendo el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas, para quitar los gérmenes de la piel. Termina enjuagándote las manos y los gérmenes residuales. Sécate las manos porque los CDC dicen que los gérmenes pueden transferirse más fácilmente de las manos mojadas. Usa un paño limpio o una toalla de papel cada vez.

Y si no hay agua y jabón disponibles, los CDC recomiendan usar desinfectante para manos con al menos 60% de alcohol.

Desinfecta con regularidad las áreas principales. Los CDC recomiendan limpiar y desinfectar las áreas de contacto frecuente, como mesas, perillas de las puertas, interruptores de luz, encimeras o mostradores, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos y fregaderos, de manera rutinaria y diaria si alguien está enfermo o cree que puede estar.

Según los CDC, la mayoría de los desinfectantes domésticos habituales, como las toallitas desinfectantes marca Clorox o aquellos con al menos 70% de alcohol son efectivos.

Puedes hacer tu propia solución desinfectante agregando 1/3 de taza de cloro a un galón de agua. De ser posible, usa guantes desechables o designa un par de guantes de látex o goma solamente para limpiar. Tan pronto te los quites, lávate las manos.

No olvides tu teléfono celular, agrega Gerba. Un estudio publicado en línea en 2017 en la revista Germs encontró que hasta el 80% alberga gérmenes potencialmente dañinos como los estafilococos.

"Incluso si usas audífonos, ya que la mayoría de los teléfonos tienen pantallas táctiles, los gérmenes se pueden propagar fácilmente de tu teléfono a las manos, lo que puede desencadenar una infección si te tocas la cara", dice Gerba.

Él recomienda limpiar tu teléfono con toallitas con alcohol al 70% varias veces al día, incluyendo cada vez que vengas de afuera. (Un protector de pantalla evitará posibles daños a tu teléfono).

Senior couple having video call with family on laptop at home



Mantén a los invitados al mínimo. Durante cualquier brote de una enfermedad bacteriana o viral, intenta limitar el acceso a tu casa solo a las personas que viven contigo. Se cree que la influenza por ejemplo, es infecciosa hasta 3 o 4 días antes de que las personas muestren síntomas.

Esto es especialmente importante durante la pandemia del coronavirus. "Las personas pueden estar infectadas con COVID-19 y no presentar síntomas durante 48 horas antes de enfermarse". dice Lindquist. (Los CDC dicen que pueden pasar hasta 14 días para que aparezcan los síntomas). "Esto significa que las personas se ven y se sienten bien, pero en realidad tienen el potencial de propagar COVID-19 a otros si están cerca".

Si la presencia de alguien es esencial, por ejemplo, un cuidador de un ser querido, que tenga claro que no debe venir a trabajar si tienen algún síntoma respiratorio o si sabe que ha estado expuesto a una enfermedad grave como la COVID-19 o la influenza.

Y "establece como regla que lo primero que hace una persona cuando entra a tu casa es lavarse las manos", dice Sean Morrison, MD., en Mount Sinai.

También recomienda que mantengas una distancia de al menos 6 pies de los visitantes y después de que se vayan limpia y desinfecta cualquier objeto que hayan tocado, incluyendo las mesas, las perillas de las puertas, interruptores de luz, llaves del agua e incluso los inodoros.

Limita las visitas al médico en persona. En marzo, Medicare comenzó a cubrir la telemedicina para atención médica urgente y de rutina. (Antes, solo estaba disponible en situaciones limitadas).

Esto te permite consultar con tu médico para, por ejemplo, una afección crónica, como presión arterial alta o diabetes tipo 2, sin exponerte a gérmenes en el consultorio. (Si experimentas una lesión leve en el hogar, es posible que puedas manejarla por tu cuenta).

"Cada vez que hay algún tipo de brote, todos deben llamar antes de visitar al médico", dice Morrison. Tu médico puede decirte si debes ir al consultorio, y si tienes síntomas que deben abordarse con urgencia y adónde debes acudir para recibir atención.

Toma medidas si la enfermedad ataca Si tú o un miembro de tu familia presenta síntomas como fiebre, tos seca, secreción o congestión nasal y falta de aire, llama a tu médico. Tu doctor puede decidir si una cita telefónica, virtual o en persona es más apropiada, dice Michael Hochman, MD., de la USC.

Si los síntomas son leves, lo que significa que no tienes dificultad para respirar y puedes comer y beber lo suficiente como para mantenerte hidratado, puedes controlarlos en casa.

Mientras se estudian las posibles terapias para la COVID-19, el tratamiento en el hogar se enfoca en descansar, beber muchos líquidos y usar un analgésico de venta libre (sigue las indicaciones del envase).

Los CDC recomiendan que la persona enferma pase la mayor parte, si no todo, de su tiempo en una habitación separada específica y use un baño separado.

Además, cualquier persona que esté enferma no debe usar los mismos platos, toallas o ropa de cama que el resto de la familia. Y asegúrate de limpiar y desinfectar todas las superficies que la persona enferma toca con frecuencia, como mostradores, mesas y perillas de las puertas. Los CDC indican que la persona enferma también debe usar una mascarilla cuando interactúan con otros.

Sobre todo, mantente alerta. Las complicaciones de la COVID-19 incluyen neumonía; sepsis, que es cuando el cuerpo tiene una respuesta extrema a la infección, lo que puede provocar daño de los tejidos e insuficiencia orgánica: y síndrome de dificultad respiratoria aguda, que es cuando el líquido se acumula en los pulmones.

Entonces si la tos o fiebre de un miembro de tu familia empeora, llama a tu médico de inmediato, indica Hochman. Y si tu ser querido desarrolla síntomas que pueden indicar una emergencia, como dificultad para respirar o dolor en el pecho, llama al 911 y dile al despachador que puede tener COVID-19. Si tienes dudas, solicita ayuda. (Aquí encontrarás más información sobre qué hacer si alguien en tu casa tiene COVID-19).

¿Deberías de vacunarte inmediatamente? Una vacuna contra la COVID-19 probablemente no estará disponible por un año o más. Mientras tanto, puedes protegerte contra ciertas otras enfermedades infecciosas asegurándote de estar al día con las vacunas recomendadas disponibles. Para los adultos mayores estos incluyen una vacuna anual contra la influenza, una vacuna contra el herpes zóster (culebrilla), la vacuna antineumocócica de polisacáridos (PPSV23) y, para ciertos adultos mayores de alto riesgo, la vacuna conjugada neumocócica (PCV13).

Todos los adultos también deben recibir la vacuna Tdap una vez si nunca la recibieron, para protegerse contra la pertussis (tos ferina), luego una vacuna de refuerzo de Td (tétanos y difteria) cada 10 años.

¿Debes recibir alguna de estas vacunas actualmente? Es apropiado hablar con tu médico si no estás al día con una o más vacunas. Lo que tu médico te recomiende puede depender de tu salud y del nivel de COVID-19 en tu comunidad.

Si tu médico te recomienda que te vacunes, pregunta a dónde debes ir para obtenerla. (Por ejemplo, es posible que haya menos personas enfermas en una farmacia que en el consultorio de un médico) Y si debes recibir una vacuna necesaria, hazlo fuera del horario de atención, como temprano por la mañana, cuando es posible que haya menos personas cerca. Cuando tengas que aventurarte a algún lugar como una farmacia, recuerda usar una mascarilla y mantenerte al menos a 6 pies de distancia de los demás.

 

Nota del editor: Este artículo apareció en la edición de junio de 2020 de Consumer Reports On Health y se publicó por primera vez en línea el 28 de abril de 2020. Se actualizó el 25 de junio para reflejar nueva información de los Centros para el Control y la prevención de Enfermedades sobre los factores que ponen a las personas en mayor riesgo de sufrir COVID-19 grave.
Wilfredo Leon
wleon@latinonewspaper.net
Consumer Reports On Health

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com