editor@latinonewspaper.net | 01-Dec-2020 10:35:38 am

Activistas logran frenar la deportación de 4 familias de Centroamérica tras redadas

Agentes de La Migra estarían obstaculizando el trabajo de los abogados, evitando que entrevisten a decenas de inmigrantes en centros de detención, acusan representates de esta organización

Escrito el 07 Ene 2016
Comment: Off
Organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes lograron detener la inminente deportación de cuatro familias centroamericanas detenidas el pasado fin de semana en una operación que se saldó con el arresto de 121 personas.

Las familias, compuestas por madres y niños, están arrestadas en el Centro de Detención y Residencia Familiar en Dilley, Texas, e iban a ser deportados hoy miércoles.

No obstante, los consejeros legales de CARA, agrupación conformada por miembros de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) y otras organizaciones que ofrecen ayuda legal Pro Bono, lograron someter peticiones de emergencia para detener la expulsión de los inmigrantes del país.

“Nuestras entrevistas revelaron que estas familias tienen una causa legítima para solicitar un asilo político, y fueron privados de una oportunidad en sus audiencias en la corte de inmigración”, dijo Katie Shepherd, abogada delegada del Proyecto CARA.

Las 4 madres y niños que residían en Atlanta (Georgia), Houston y Dallas (Texas) son oriundos de El Salvador y Honduras, y habían ingresado al país en medio de la oleada de inmigrantes centroamericanos que arribó después del primero de mayo del 2014.

Según Shepherd, agentes de la Oficina del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) estarían obstaculizando el trabajo de los abogados que solo han entrevistado a ocho de las decenas de familias que llegaron a Dilley.

A su vez, Johana Gutiérrez, tía de la hondureña Ana Lizeth Mejía, detenida junto a su hijo William Alexander, de 9 años, por oficiales del ICE, aseguró que los agentes en Texas le habrían sugerido que firmara unos documentos para agilizar su salida del país.

“Ella no firmó nada, preferimos que esté detenida porque aquí está viva, apenas llegue las amenazas contra su vida pueden ser cumplidas”, explicó.

Las entrevistas realizadas por los abogados de CARA revelaron que la mayoría de los inmigrantes no entendían el proceso legal o su derecho a apelar una decisión negativa por parte del juez de inmigración.

Además, ninguno de los miembros de la familia vio una orden judicial antes de que ICE entrara a sus casas, acción condenada por Shepherd.

La vocera del American Immigration Council, Wendy Feliz, indicó que los indocumentados que se encuentran detenidos en el centro de Dilley, Texas, deben solicitar a los agentes de inmigración poder hablar con un abogado de la agrupación CARA.
La Opinión

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com