editor@latinonewspaper.net | 30-Nov-2020 09:34:22 am

ACTO DE TERROR EN BOSTON

Se deconoce quien causó la muerte de tres y 176 heridos en explosión en final del Maratón de Boston

GREENVILLE, SC. - Un atentado horrendo y cobarde, tiñó de sangre la ciudad de Boston, Massachusetts el lunes 15, donde se llevaba el famoso Maratón que reúne a atletas de todo el mundo. Tres muertos, entre ellos Martin William Richard, un pequeño de 8 años, su madre continúa grave con una herida en el cerebro.
Dos bombas explotaron, una de ellas muy cerca de la línea de llegada. Ya varios competidores habían pasado la meta, pero mucho estaban aún por llegar.
Entre los 176 heridos, (17 de ellos en estado crítico) muchos perdieron sus extremidades o quedaron mal heridos. Muchos de los asistentes se convirtieron en buenos samaritanos, socorriendo a los heridos. La policía, bomberos y cuerpo médico, no tardaron en llegar y muchos de estos médicos, fueron los propios maratonistas, quienes atendieron a las víctimas.
Carlos Arredendo de Costa Rica, testigo del atentado, cuenta, “Pude ver a un joven de 20 años, que estaba sin sus piernas, mi intención fue asistirlo de inmediato”
El tipo de bombas caseras utilizadas, fue el mismo que se utiliza en las zonas de guerra. Lo que más se utilizó en estas bombas, fue balines y clavos; que fueron puestos en una olla de presión.
Esta carga explosiva, es capaz de disparar esquirlas a una velocidad de más de 3,000 pies por segundo, más de 3 veces de la velocidad disparada por una bala de 9mm.
Los niños fueron afectados, por su tamaño, pues se presume que las bombas estarían al nivel del piso, colocadas en unas bolsas de lona negra.
La doctora María Milagros García, llamó desde Boston a su hermana la abogada de inmigración en Greenville, Vanessa García, a las pocas horas del atentado para hablar y decirle que estaba bien, pero como médico, muy preocupada por la cantidad de gente que estaba ingresando al hospital.
Las autoridades allanaron un apartamento la noche del lunes, en las afueras de la ciudad, pero aún no hay un responsable. Ellos piden extrema precaución o vigilancia y que todo movimiento extraño, sea reportado.
Greenville, SC.- Un atentado horrendo y cobarde, tiñó de sangre la ciudad de Boston, Massachusetts el lunes 15, donde se llevaba la famosa Maraton que reúne a atletas de todo el mundo. Tres muertos entre ellos Martin William Richard, un pequeño de 8 años, quien llegó a ver a su padre correr. Su madre continúa grave con trastornos cerebrales.
Dos bombas explotaron, una de ellas muy cerca de la línea de llegada. Ya varios competidores habían pasado la meta, pero mucho estaban aún por llegar.
Entre los 176 heridos, (17 de ellos en estado crítico) muchos perdieron sus extremidades o quedaron mal heridos como resultado de las esquirlas. Varios, tuvieron que ser amputados.
Muchos de los asistentes se convirtieron en buenos samaritanos, al quedarse a ayudar a los heridos. La policía, como bomberos y cuerpo médico, no tardaron en llegar para brindar socorro. Muchos de estos médicos, fueron los propios competidores, quienes se quitaron los tenis de correr para colocarse una bata para atender a las víctimas.
Carlos Arredendo de Costa Rica, testigo del atentado, quien ayudó a varias personas cuenta: “Pude ver a un joven de 20 años, que estaba completamente sin sus piernas, mi intención fue asistirlo de inmediato”
El tipo de bombas caseras utilizadas, fue el mismo que se utiliza en las zonas de guerra. La finalidad del atentado fue hacer el mayor daño posible al ser humano.
Lo que más se utilizó en estas bombas, fue balines y clavos; que fueron puestas dentro de una olla de presión, las que se usan para cocinar.
Esta carga explosiva, es capaz de disparar esquirlas a una velocidad de más de 3,000 pies por segundo, más de 3 veces de la velocidad disparada por una bala de 9mm.
Los niños fueron afectados, por su tamaño, pues se presume que las bombas estarían al nivel del piso, colocadas en unas bolsas de lona negra.
La doctora María Milagros García, llamó desde Boston a su hermana la abogada de inmigración en Greenville, Vanessa García, a las pocas horas del atentado para hablar brevemente y decirle que estaba bien, pero como médico, muy preocupada por la cantidad de gente que estaba ingresando al nosocomio por este atentando.
Las autoridades allanaron un apartamento la noche del lunes, en las afueras de la ciudad, pero aún no hay un responsable. Ellos piden extrema precaución o vigilancia y que todo movimiento extraño, sea reportado.
Por Rossy Bedoya, Reportera

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com