editor@latinonewspaper.net | 27-Feb-2021 07:45:50 pm

Alas

Escrito el 18 Dic 2008
Comment: Off
Hace algunos años una amiga dedicada a dar conferencias nos decía a un grupo de mujeres, “Nosotras atendemos muy bien a nuestros hijos y les damos la pechuga del pollo y a nuestros esposos las alas y con estas mismas alas algún día alzan vuelo y se van”.

Miren decía, “No soy una mujer hermosa, mi cuerpo no es perfecto, no tengo una cara angelical, sin embargo si ustedes le preguntan a mi esposo, él me ve como una Miss Universo”.

Ella, nos hacia reír mucho con sus comentarios y a mi personalmente me parecían fuera de este planeta, desactualizados, imposibles de asimilar, cumplir y machistas.

Ella decía ¿Porque aparece otra mujer y el hombre se va como un niño detrás de ella?

“Porque esa otra mujer coloca al hombre en el lugar que le corresponde, lo respeta, le dice palabras amables y dulces, le habla al oído con susurros que solo emanan miel, dicen una palabra clave PAPI, MI AMOR, MI VIDA”.

En cambio las esposas solo pensamos en criticarlos, no los dejamos que asuman sus responsabilidades en el hogar, pensamos que sin nosotras no van a poder y los tratamos como niños.

“Haz esto, aquello, ya se te olvido lo que te dije que hicieras, tu no tienes memoria, te falta pantalones para manejar este hogar, estas haciendo el ridículo con tus chistes entre muchas otras cosas.

Hoy en día sin el afán de la

juventud, con la maternidad, con cientos de casos, puedo decir que mi amiga tenía razón.

Cuando mi esposo llega a casa y se sienta en el sofa, lo escucho decir ¡que rico estar en casa!

A veces pienso que yo no hago suficientes cosas como para que el realmente este tan agradecido de estar en casa, sin embargo él se siente agradecido.

Y cuando escucho estas palabras siento paz en mi corazón y borra de mi los afanes, el deseo de pelear y busco un lado cerca de él para sentarme.

Y es cuando pienso de que me sirve conseguir grandes cosas, si eso me va a separar horas con mi familia.

Un día comenzamos dos personas una familia, llegan los hijos crecen y se van y volvemos a quedar solos como al comienzo.

A veces le pregunto a las parejas que tipo de relación quieren llegar a tener.

¿Una relación en que tengan que usar camas gemelas porque no se soportan o una relación donde se puedan disfrutar el uno al otro?

Es triste ver parejas que un día se prometieron amor, pero cuando más se necesitan solo queda la lucha y el cansancio y un desamor como si nunca hubieran tenido sueños juntos, abrazos, alegrías, hijos, enfermedades, paseos, necesidades.

Primero esta Dios luego nuestra pareja, después los hijos y el trabajo el estudio etcccc. ¿Esta en este orden su vida?

Por: Flor María Puyo.

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com