editor@latinonewspaper.net | 25-Mar-2019 06:56:46 pm

Boricua estudia nuevas tecnologías para naves espaciales

Vanessa Aponte también ha aportado al desarrollo de sistemas para el sostén de vida de los astronautas en viajes de larga duración

Ya sean satélites o naves para seres humanos, la ingeniera boricua Vanessa Aponte tiene a cargo el escrutinio de nuevas tecnologías a ser utilizadas por primera vez en diferentes tipos de aparatos espaciales.

Fue así que contribuyó al diseño de sistemas de enfriamiento y sostén de temperatura en la plataforma de lanzamiento de la nave Orion, que es el reemplazo del transbordador espacial de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, en inglés).

Aponte, de 41 años y natural de Mayagüez, es empleada -hace casi 10 años- de Lockheed Martin, Space Systems Company, en Denver, Colorado, donde hay otros puertorriqueños trabajando. Previamente, laboró en la NASA durante cinco años: dos en el Armstrong Flight Research Center, en California, y tres en el Johnson Space Center en Texas.

“En el primero fue donde Chuck Yeager rompió la barrera del sonido por primera vez, y en el segundo es donde se hace el entrenamiento de los astronautas”, dijo Aponte, quien tiene un bachillerato y una maestría en ingeniería química del recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, y un doctorado en ingeniería aeroespacial, con especialidad en bioaeronáutica, de la Universidad de Colorado, Boulder.

Según contó, su tesis doctoral se elaboró en el desarrollo de un biosensor para el monitoreo activo de la salud del sistema inmunológico de astronautas. Las diferentes fuentes de estrés a las que son expuestos los astronautas, desde el entrenamiento y el lanzamiento hasta la falta de gravedad en el espacio, hacen que su sistema inmunológico sufra. Por lo tanto, explicó, tener un biosensor activo monitoreando los cambios en el cuerpo humano, ayudará a que algún día se pueda prevenir que los astronautas se enfermen severamente en el espacio.

“Los detalles de mi primera investigación aportaron al conocimiento de cómo mantener sistemas de desalinización en el espacio. Estos sistemas son parte de la biosfera artificial creada para astronautas en viajes hacia lugares como Marte o colonias en la Luna”, agregó Aponte, quien se interesó en las ciencias gracias a la motivación de su maestra de química de undécimo grado y de un primo que ya estudiaba ingeniería en Mayagüez.

“Aún sueño con ir al espacio, sea como astronauta de la NASA o de forma privada. Pero más que nada, aspiro a poder seguir desarrollando influencia en otros campos, no necesariamente en el espacio, donde pueda ser de impacto e inspiración para otros”, comentó.

Pese a que los campos de aeronáutica y astronáutica son casi inexistentes y limitados en Puerto Rico, Aponte ha tenido colaboración con varios científicos locales, específicamente con su proyecto de la nave Orion. Por lo tanto, dijo estar disponible para futuras oportunidades de investigación.
El Nuevo Día

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com