editor@latinonewspaper.net | 14-Apr-2021 06:42:23 am

CARTA A UN AMIGO DESANIMADO

Escrito el 21 Oct 2010
Comment: Off
Querido amigo, qué bueno que me escribes. Me encanta saber de ti. Te diré cómo veo las cosas y cómo las vivo. No es algo que haya leído o escuchado, sino que me ocurren a diario.
¿Caídas? Perdí la cuenta. ¿Desanimo? Es el pan de cada día. ¿Confianza? Dios se encarga y me enseña a confiar.
Leí hace poco que nuestro mayor negocio, en el que debemos invertir nuestros recursos es: "la eternidad".
Si piensas en términos de eternidad, nuestras dificultades, realmente son poca cosa. El problema, la mayor dificultad está en nosotros. Y es natural que así sea, somos de carne y hueso.
Este sábado Vida, mi esposa, me dijo temprano: "Necesito $100.00 para la escuela del niño". "¿Y hoy sábado?" "¿de dónde?"
Los bancos tienen horarios irregulares los sábados. En fin, me molesté un poco y al rato lo olvidé. Media hora después me llaman: "Usted es Claudio de Castro, el de los libritos?"
"Sí, dígame..."
"Es que nuestro párroco nos encomendó comprarle unos libritos para la clase de mañana y necesitamos adquirirlos hoy, con urgencia. ¿Será posible?"
"Por supuesto...", respondí. "Y, ¿cuánto les dio el párroco?"
"$100.00". "Caramba!", exclamé asombrado. Y le conté lo de la escuela.
Se sorprendió tanto como yo, por este gesto tan simpático de la Providencia.
Sabes, aunque confíes poco, igual Dios te ayuda. Te da la mano, te sostiene, te lleva en su corazón. Parece que el mundo entero te cae encima. ¿Qué hacer?
Honestamente, iría nuevamente al Sagrario y le diría al buen Jesús: "!Ayúdame!"
Luego, me quedaría acompañándolo, diciéndole cuánto le amo, que lo necesito, que lo espero todo de Èl. Créeme, no se hará esperar. Él es así.
Hace poco llegué a una conclusión. Dios nos ayuda a todos. La diferencia es que unos se dan cuenta y otros no.
Animo pues amigo mío, que Dios te necesita. Te ha dado una misión. ¡Debes cumplirla!
Te mando un abrazo fuerte.
Escríbeme cuando quieras, me encanta saber de ti... ¿Sabes por qué? Me he dado cuenta que aunque llevamos vidas diferentes, nos ocurren situaciones tan similares que es como si yo estuviera allá y tú acá.
Tenemos las mismas inquietudes... las mismas preguntas. Sobre todo, el mismo Dios, nuestro Padre, que nos ama y nos cuida. El buen Dios te bendiga y te guarde.
Claudio
Por: Claudio de Castro

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com