editor@latinonewspaper.net | 26-Jun-2019 01:44:04 pm

Columnista: Juan Rodríguez Flores

Jose Luis Valenzuela: una vida hecha de teatro (latino)

 

Por Juan Rodríguez Flores

Para quienes no están familiarizados con la trayectoria artística de José Luis Valenzuela es importante destacar que esta considerado, junto con Luis Valdez, fundador y director de El Teatro Campesino, uno de los principales directores y productores de teatro chicano (y de teatro en general) que actualmente hay en Los Ángeles.

Hablar de José Luis Valenzuela es hablar de alguien que ha estado inmerso, y en constante actividad teatral, a lo largo de las últimas tres décadas.

El teatro como medio para mejorar la vida

Dice su biografía oficial: José Luis Valenzuela es el director artístico del Centro de Teatro de Los Ángeles (The LATC), un galardonado director de teatro y cine y profesor titular en la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la UCLA.

Durante más de 25 años, Valenzuela ha dirigido producciones aclamadas por la crítica en los principales teatros regionales, como el Centro de Teatro de Los Ángeles, donde creó el Laboratorio de Teatro Latino en 1985, y el Mark Taper Forum, donde estableció la Iniciativa de Teatro Latino. Recientemente dirigió Premeditation and Solitude, ambas de Evelina Fernandez (LATC), La Victima de El Teatro de La Esperanza (LATC) y La Virgen de Guadalupe, Dios Inantzin (Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles), todas producidas por su compañía de teatro latino.

Los créditos que José Luis Valenzuela tiene como director internacional incluyen Peer Gynt de Henrik Ibsen presentada en el Teatro Norland de Noruega y El Beso de la mujer araña de Manuel Puig producida por el Teatro Nacional de Noruega. En 2002, dirigió el estreno mundial de Dementia, escrito por Evelina Fernández, para Latino Theatre Initiative, que ganó el Premio GLAAD 2003 a la producción teatral sobresaliente en Los Ángeles.

Reportajes sobre José Luis Valenzuela aparecieron publicados en The New York Times en diciembre de 2007 y en Los Ángeles Times en diciembre de 2008 por su obra de teatro anual La Virgen de Guadalupe, Dios Inantzin.

En 2006, adquirió con éxito fondos de la Fundación Cultural e Histórica de California para renovar el Centro de Teatro de Los Ángeles para el cual la Compañía de Teatro Latino recibió un contrato de arrendamiento por 20 años de la Ciudad de Los Ángeles.

La visión artística y el compromiso que tiene hacia la comunidad le han valido muchos reconocimientos, nominaciones y premios, incluido el Premio a la Asociación Comunitaria Distinguida Ann C. Rosenfield presentado por el Centro de Asociaciones Comunitarias de UCLA, y el Premio al Héroe Local del Año del Mes de la Herencia Hispana patrocinado por Union Bank y KCET , Los Ángeles.

Ambos premios reconocen a los ciudadanos distinguidos por sus contribuciones para mejorar la calidad de vida en sus respectivas comunidades.

Mi historia personal

Nací en San Francisco, California, pero crecí en Los Mochis, Sinaloa y yo regresamos a San José State en 1969. Y fui a la Universidad allí. No sabía nada sobre los chicanos o el teatro chicano. Tomé una clase de Adrián Vargas que tenía un teatro llamado El Teatro de la Gente. Solía ​​cantar en México con Mariachis, así que canté para Adrián Vargas y él me pidió que me uniera al grupo.

Estuve en el Teatro de la Gente por dos o tres años. En 1976 me mudé para ser parte de El Teatro de la Esperanza. El Teatro de la Esperanza creó la obra Guadalupe con su director Jorge Huerta y luego, cuando se mudó a San Diego, el grupo creó La Victima.

Cuando entré en el grupo eran una empresa colectiva. Fue un gran proceso de entrenamiento. Porque solo era un actor, pero cuando trabajas en un proceso colectivo tienes que hacer todo, tienes que dirigir, escribir, tienes que hacer todo en la empresa, incluyendo el trabajo administrativo. Así que es un gran proceso de entrenamiento para todos.

Evelina [Fernández] entró a la compañía en 1980. Nos convertimos en pareja y estuvimos juntos con los del Teatro de la Esperanza durante muchos años.

En 1984 nos mudamos de Santa Bárbara a Los Ángeles cuando el Teatro de la Esperanza se mudó a San Francisco. Cuando llegamos a Los Ángeles, teníamos 150 dólares en el banco y decidimos organizar una obra de teatro en un pequeño teatro en East Los Ángeles llamado Jorge Negrete. Organizamos la producción de otra obra en Los Ángeles y la obra fue un gran éxito. Ganamos muchos premios. Se llamaba Hijos, una vez una familia. La gente de este teatro (Los Ángeles Theatre Center) fue a ver la obra y Bill Bushnell fue a ver la obra, los conocí y me dijeron que estaban construyendo The Los Ángeles Theatre Center.

Así que volví y me preguntaron qué quería. Y les dije que quería una sala de ensayo. Les pedí un trabajo y el único trabajo que tenían era en contabilidad, así que tomé el trabajo como contador. Durante el día fui contador y por la noche comencé el laboratorio de la compañía de teatro.

Cuando llegué a The LATC en 1985, tuve audiciones para el laboratorio de teatro. Un lugar donde podemos reunirnos y hablar sobre lo que debemos hacer como actores y construir una comunidad. Así que tuve unos 25 actores cuando comencé. Algunos se fueron, pero Lupe Ontiveros, Kiki Castillo, Sal López, Angela Moya, Trinidad Silva y algunos otros más. todos decidieron quedarse en la compañía. Hicimos una producción de La Victima y fue un gran éxito. La idea de crear la Compañía de Teatro Latino es dar trabajo a nuestra compañía de actores y hacerlo de una manera diferente, para mostrar su talento y hacer un trabajo que muestre que los actores latinos son buenos en lo que hacen sobre los escenarios. Hice nueve obras en este teatro de 85 a 91.

Trabajamos en el Centro de Teatro de Los Ángeles de 1985 a 1991 cuando cerraron el edificio. La antigua empresa LATC se declaró en quiebra. Entonces fui a enseñar a la UCLA y luego hice una obra llamada Demencia. Uno de mis amigos había muerto de SIDA y estábamos muy preocupados por el problema de este padecimiento en la comunidad latina y por la poca atención que recibía. La gente se iba muriendo, destruida por esa enfermedad, pero entre la gente de la comunidad no se hablaba de eso.

Y volvimos al edificio de Los Ángeles Theatre Center e hicimos la obra aquí, Dementia. Y cuando llegamos el edificio estaba en ruinas. Las alfombras estaban manchadas y olían mal, la iluminación era vieja y nada funcionaba bien. No había taquilla. Pero hicimos la jugada y fue muy exitosa. Y Moctesuma Esparza vino a ver la obra y me dijo: "José Luis, debes encargarte del teatro porque será destruido". Y yo dije: "¿estás loco? Eso no es posible. Pero si me ayudas, tal vez podamos hacer eso. Y el supo cumplir con  su promesa".

Así que invitamos a los latinos que estaban en la industria, les propusimos la idea y creamos un consejo. Luego hubo una solicitud de propuesta (RFP) de la ciudad solicitando que alguien se hiciera cargo del edificio. Y la fecha límite era el 17 de junio. Teníamos dos semanas. Alguien me llamó y me dijo: "Escuché que estás interesado en el teatro".

Conozco a alguien que también está interesado en el teatro. ¿Por qué no te juntas con el? Y este era un desarrollador en el centro. Me senté con él y le dije que sí, hagamos esto. Tú eres el tipo con el dinero y yo soy el tipo con el arte, podemos reunirnos y será un gran matrimonio. Bien, bien.

Pero luego no respondió a mis llamadas telefónicas y el 14 de junio, justo antes de la fecha de entrega, decidió que no quería hacer la solicitud conmigo y que lo iba a hacer solo. Pero yo ya había hecho mi propia aplicación, por si acaso. Así que ambos aplicamos. Así que lo consiguió. Pero luego dije, ¿qué quieres decir? Vamos a analizar esto.

Entonces hubo cuatro años de una gran lucha porque yo era una pequeña empresa y él era un gran desarrollador, pero lo quería por las razones incorrectas. Era un centro de arte y debería ser una institución para artistas en la ciudad de Los Ángeles. Teníamos abogados pro-bono que estaban con nosotros. Obtuvimos $ 6 millones del estado, de la Fundación Cultural e Histórica de California para restaurar el edificio. Finalmente, nos otorgaron un contrato de arrendamiento por 20 años a partir de 2006. Fue una gran victoria, fue como una lucha entre David y Goliat de la que salimos vencedores.

Educación y Cultura para nuestra comunidad

Para alguien con la visión y sensibilidad de José Luis Valenzuela el teatro no solamente es la representación de una historia sobre los escenarios, o un juego de máscaras y transformación para los actores. Mas allá de otras consideraciones, y de la forma que él lo concibe, el teatro también es un medio que puede salvar vidas, porque tiene una misteriosa capacidad de seducción frente a la cual nadie, pero nadie, puede resistirse.

Gracias a dicha fuerza los mensajes educativos y culturales que transmiten la obras que produce y dirige impactan, profundamente, diferentes niveles de conciencia de quienes llegan a verlas. Particularmente la de los miembros de la comunidad de origen mexicano que hay en Los Ángeles.

´´La gente que viene a nuestras obras siente una gran nostalgia por México, de todo lo relacionado con nuestra cultura, yo me he dado cuenta de que siempre están con muchas ganas de volver a su tierra -asegura Valenzuela- Lo que encuentran en las obras que aquí les presentamos no lo pueden ver en ningún otro teatro de Los Ángeles. Sera porque en ellas se sienten identificados con sus personajes y los valores que representan¨.

 

Escrito el 2019-02-25 18:10:51
Juan Rodríguez Flores

Juan Rodríguez Flores

Newsletter Powered By : XYZScripts.com