editor@latinonewspaper.net | 22-Apr-2019 03:06:53 am

Columnista: Felipe Szarruk

La desgarradora experiencia de ver "Leaving Neverland", el documental sobre Michael Jackson.

Felipe Szarruk

En el año 2018 me enteré con asombro que un amigo que había conocido durante muchos años y al que le había perdido el rastro estaba en prisión en Los Estados Unidos, su madre me había tratado de ocultar el hecho diciéndome que estaba bien, que estaba viajando por varios países, pero fue muy fácil encontrarlo a través de Internet. Lo que leí causó tanta impresión en mí, que tuve que detener mi vida durante tres días para pensar. Mi amigo, a quien creía conocer a profundidad, con el que había compartido tantos momentos, quien había vivido en mi casa, había sido condenado a 18 años en Florida con cargos de pornografía infantil y tráfico de pornografía infantil a Los Estados Unidos. Inmediatamente llamé a mi esposa quien estaba en Colombia y le conté, fue un choque emocional que afectó nuestras vidas.

Michael Jackson fue un ídolo para toda mi generación, en aquellas épocas en que no existía Internet, la radio era el rey y las super estrellas eran pocas, él era lo más grande, él creo todo, él era el pop encarnado, todos queríamos ser como él, bailar como él, cantar como él, era una persona que uno como niño no veía como un humano, era de otro mundo, y supimos que era así cuando fuimos al cine a ver la película Moonwalker y Michael hacía toda suerte de trucos y se transformaba en un auto, todo era mágico.

Por eso ver el documental Leaving Neverland transmitido por la cadena HBO es una experiencia que rompe el corazón, que llena de dudas las certezas que uno puede tener hacia las personas y que indudablemente hace que se cuestionen los seres humanos y relaciones con el mundo.

La película está causando conmoción en todo el planeta por su crudeza, por la forma en que comienza a botar datos cada vez más aterradores, algunos la han atacado por su calidad cinematográfica, pero eso no es lo importante, lo importante es el contenido. A la luz de todo lo que ha sucedido, de todos los problemas que el astro del pop tuvo, desde la primera demanda en 1993 que fue arreglada fuera de los estrados con dinero, a las subsecuentes y el juicio en el que al final fue declarado inocente, gracias a los testimonios de personas tan importantes como Macaulay Culkin quien fue muy cercano a Jackson, esta producción siembra demasiadas dudas como para ignorarlas.

El documental no muestra una sola prueba contundente de los abusos, en eso se basan los detractores a él, pero no es posible pensar en que son actores, el estomago se revuelve con cada historia y es difícil ver como la estrella, el ídolo, el magnifico genio musical que era Michael Jackson es desmitificado y destruido por los testimonios de los protagonistas, uno lucha por no creer, por pensar que es un circo montado, pero como padre de familia es imposible quedar indiferente ante la magnitud y lo gráfico de las descripciones de los hechos, son aterradoras.

No es una película que este diseñada para ser un entretenimiento, la finalidad era darle una voz a quienes claman haber sido sus victimas, explicar a profundidad como el amor inconmensurable que le profesaban a su ídolo los frenó de denunciar para no dañar a la persona que ellos creían amar, explicar como una persona abusada puede no darse cuenta de que lo fue hasta décadas después. No es nuestro rol como público el de juzgar o no a Michael Jackson o a las victimas, ese es papel de la justicia, algunos dicen que esta es una intentona de los protagonistas por hacer dinero, basados en la consigna de ¿Por qué lo defendieron siempre y ahora dicen lo contrario?, pero la película ha tenido ya efectos profundos en algunos lugares, Canadá retiró la música del artista de las emisoras y Los Simpson retiraron el capítulo en donde salia la estrella y de seguro seguirán más y más decisiones por el estilo.

Lo cierto es que después de un análisis quedan muchas dudas, fueron muchas las denuncias y recuerden que hasta su propia hermana puso en duda sus actuaciones frente a los niños. Tal vez nunca pasó, tal vez si, en este punto de la historia es muy difícil saber a ciencia cierta cual es la verdad, pero ver la película tuvo un impacto tan profundo en mi, que a pesar de adorar lo que algún día fue, no creo que me sienta conforme con negar todo lo que escuché solo por su hermoso e impresionante talento.

Esta película está causando revuelo en todo el planeta y es importante la reflexión sobre el cuidado que los padres deben tener con sus hijos, dejando a parte el caso puntual de Michael Jackson, piensen en mi amigo, de quien les comenté al principio de este artículo, uno nunca sabe quien es el enemigo y tal vez en quien más confías en quien más daño puede hacerte.

Respecto a las reacciones de la familia Jackson sobre la producción, la última en pronunciarse fue Paris Jackson quien ha salido a defender a su padre diciendo que nadie podrá ensuciar su nombre ni su legado y se sabe que su primo Taj Jackson está preparando una película en respuesta a Living Neverland.

Escrito el 2019-03-17 19:38:06
Felipe Szarruk

Felipe Szarruk

Newsletter Powered By : XYZScripts.com