editor@latinonewspaper.net | 27-Jun-2019 05:08:21 am
BREAKING NEWS
Marta se despide del fútbol con un emotivo mensaje A los 33 años, la máxima goleadora de la historia de los Mundiales con 17 tantos (el alemán Klose tiene 16), dejó un fuerte mensaje para sus jóvenes compañeras en una declaración en televisión, en la que pidió que sigan luchando por el futbol femenino. «Es un momento especial y la gente lo tiene que aprovechar. La gente pide tanto, pide apoyo, pero también tiene que valorizar. La gente está sonriendo acá y creo que eso es lo primordial: llorar al principio para sonreír al final», dijo la ‘camisa 10’ al contestar una pregunta sobre el momento que el fútbol femenino vive con la gran divulgación del Mundial de Francia. «Cuando digo eso es querer más, entrenar más, estar lista para jugar 90 y todos los minutos que sean necesarios. Eso es lo que pido para las niñas. El fútbol femenino depende de ustedes para sobrevivir», agregó la jugadora elegida seis veces por la FIFA como «la mejor del mundo.» En la entrevista, Marta aludió también a la delantera Cristiane (34 años), quien anotó un hat-trick en el debut de Brasil ante Jamaica y la mediocampista Formiga (41 años), que ha completado en Francia su séptimo Mundial, además de convertirse en la segunda persona de mayor edad -entre hombres y mujeres- en disputar un partido mundialista fuera de la posición en portería. «No va a haber siempre una Formiga, no va a haber siempre una Marta, no va a haber siempre una Cristiane», enfatizó.

Columnista: Maribel Hastings

Demócratas, el peligro está en Trump, no entre ustedes

Maribel Hastings

WASHINGTON, DC – Y ya están en carrera. Beto O’Rourke, el carismático excongresista demócrata de Texas que en noviembre casi le arrebata el escaño senatorial a Ted Cruz en un estado tradicionalmente republicano, se lanzó al ruedo buscando la nominación presidencial de su partido. Con él ya son 15 los demócratas en la contienda.

Como era de esperarse, muchos de los mismos demócratas que el año pasado se deshacían en elogios hacia O’Rourke porque puso a correr a Cruz y, al hacerlo, colocó a Texas en competencia para los demócratas, ahora le buscan defectos por todas partes, pues su presencia puede diluir el apoyo a los otros precandidatos.

Ahora, según los crtíticos, Beto, de 46 años de edad, está “muy verde”, no es lo suficientemente progresista, es hombre y es blanco. Además, dicen, O’Rourke perdió ante Cruz, pero no dicen que fue por menos de 3 puntos porcentuales en un estado como Texas. Quizá el bando que más resiente a O’Rourke es el de Bernie Sanders, de quien otros podrían decir que perdió la nominación en 2016, es progresista, es hombre, blanco y tiene 77 años de edad. Ambos, eso sí, tienen mucho talento en recaudar fondos.

Y por ahí podemos seguir. Los demócratas seguirán dirimiendo entre ellos quién es más progresista, o si es mujer o si pertenece a una minoría étnica, si es o no blanco, o si es lo suficientemente afroamericano, como le ocurrió a Barack Obama en 2008, y como le está ocurriendo ahora a la senadora Kamala Harris.

Comprendo perfectamente que el proceso de primarias es para que los precandidatos expongan sus posturas de política pública y se den a conocer ante los votantes que al final decidirán, primero quién será su abanderado y luego quién será presidente.

Pero espero de corazón que el proceso de elecciones primarias de los demócratas no se torne en un baño de sangre, porque el único que se beneficiará de ello es Donald Trump.

Cuando escucho a un analista decir que O’Rourke tiene que ofrecer más “sustancia”, me pregunto si no se ha dado cuenta que Trump es presidente, con cero sustancia, pero repleto de políticas racistas y de odio.

Cuando veo a figuras demócratas criticándose entre sí, me pregunto si han olvidado que Trump es el verdadero peligro.

Solamente en este fin de semana Trump vetó el proyecto que anula su falsa declaración de emergencia en la frontera y lo hizo en la Casa Blanca, donde siguió diciendo que estamos siendo “invadidos” por inmigrantes criminales. Lo hizo el mismo día en que un supremacista blanco de Australia segó la vida de 50 musulmanes en dos mezquitas de Nueva Zelanda.

Cuando un periodista le preguntó si el terrorismo por parte de supremacistas blancos va en incremento, Trump respondió que no. “Es un pequeño grupo de personas que tienen problemas muy serios, muy serios”.

El implicado en la masacre de Nueva Zelanda habría escrito en su manifiesto que Trump era un “simbolo de renovada identidad y de propósito común”.

Trump es el mismo que en 2017 no condenó a los supremacistas blancos que marcharon en Charlottesvile, Virginia, luego de que uno de los asistentes embistió una contraprotesta matando a la joven Heather Heyer.

Este fin de semana, vía Twitter, Trump arremetió contra un difunto, el senador republicano de Arizona, John McCain, por reportes de que un asociado de McCain habría entregado al FBI un informe vinculado con la pesquisa rusa que contendría alegatos sobre qué le saben los rusos al presidente. Trump evidenció una vez más su mezquindad y su obsesión con McCain aun después de muerto, del mismo modo en que está obsesionado con Hillary Clinton y con Obama en el tercer año de su presidencia.

Es Trump el que impulsó el veto musulmán, quien quitó DACA a los Dreamers y el TPS a cientos de miles de personas con décadas viviendo en este país. Es Trump quien separó familias en la frontera como mecanismo de disuasión, es Trump quien ha enjaulado a niños en centros de detención, y al sol de hoy muchos no han sido reunificados con sus padres.

Es Trump quien de un plumazo ha debilitado las leyes de asilo a este país y a diario les impide esa posibilidad legal a miles de centroamericanos que huyen de la violencia sin cuartel que mina sus países.

Es Trump quien cerró el gobierno federal durante 35 días por un muro en la frontera que nadie apoya y nada resuelve, un muro de odio que insiste en levantar.

Es Trump quien promueve medidas fiscales que solo favorecen a los más ricos y poderosos del país en detrimento del resto; es Trump quien se burla del cambio climático impulsando prácticas y políticas que ponen a la humanidad en riesgo.

Y es Trump quien a diario y por los pasados casi tres años no ha cesado de ofender, denigrar y minar a mujeres, inmigrantes, minorías y a la prensa.

Por eso espero que los demócratas dediquen el proceso de elecciones primarias a realzar sus contrastaes con Trump y que lo hagan sin destrozarse unos a otros. La lección de 2016 no puede ser olvidada.

No pueden perder la brújula ni la perspectiva, porque el precio a pagar es demasiado alto.

Escrito el 2019-03-18 04:28:47
Maribel Hastings

Maribel Hastings

Newsletter Powered By : XYZScripts.com