editor@latinonewspaper.net | 21-May-2019 10:38:24 am

Continúa la violencia y el terrorismo.

Un crimen de odio deja un muerto y 3 heridos tras tiroteo en una sinagoga en California.

Escrito el 01 May 2019
Comment: Off
Cuando un joven con ideología antisemita irrumpió este sábado en una sinagoga de San Diego, en California y dirigió las balas de su rifle de asalto hacia el rabino que daba su sermón, Lori Kaye se puso frente al líder religioso para protegerlo, según relatan su viudo y miembros de su congregación.

“Su buena acción final fue recibir las balas para que el rabino Mendel Goldstein se salvara”, escribió en Facebook su amiga Audrey Jacobs, quien la catalogó como “una joya de nuestra comunidad” y una mujer valiente. “Lori hubiera querido que todos nos enfrentáramos al odio. Ella era una guerrera del amor y la extrañaremos. Que la memoria de Lori sea una bendición”, agregó Jacobs.

“Estaba cara a cara con este asesino, terrorista, que sostenía un rifle y me miraba directamente”, contó Goldstein en una entrevista con la cadena NBC este domingo. “Tan pronto como me vio, él comenzó a disparar hacia mí. Mis dedos volaron”, continuó.

Aunque el esposo de Kaye, médico y a cargo de la unidad de emergencias en el hospital Scripps Mercy de San Diego, estaba con ella en la sinagoga, él prestó auxilio a otras víctimas de la balacera sin saber que su pareja había sido alcanzada por las balas. Aunque en su trabajo suele asistir a pacientes en situaciones críticas, se desmayó cuando vio a su mujer bañada en sangre.

Los otros heridos son la niña Noya Dahan, de 8 años, y su tío, Almog Peretz, de 34 y quien se encuentra de visita. La familia de la menor se mudó a Estados Unidos en busca de una vida más segura después de que su hogar en Sderot, en la frontera con la Franja de Gaza y blanco de múltiples ataques con cohetes lanzados por el grupo Hamas.

Tras el tiroteo, el sospechoso, John Earnest, de 19 años y vecino de San Diego, huyó en un auto porque su rifle de asalto se trabó. Un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio, quien se encontraba trabajando como guardia privado, lo persiguió. Uno de sus tiros impactó en el coche del pistolero.

Antes de ser arrestado, el propio Earnest llamó al 911 para reportar la balacera, dijo David Nisleit, jefe de la Policía de San Diego, que investiga el incidente con la ayuda del FBI.

Según las autoridades, Earnest, un estudiante de enfermería de la Universidad Estatal de California en San Marcos, sería el autor de un “manifiesto” en el cual confesó que incendió el 24 de marzo el Centro Islámico de Escondido, ubicado a 15 millas de la sinagoga donde ocurrió el tiroteo. En el escrito aseguró que se inspiraba en el pistolero que mató a decenas de personas en dos mezquitas en Nueva Zelanda.

Se espera que la Fiscalía le imponga cargos de asesinato y otros crímenes.

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com