Cuidar el crédito de nuestras tarjetas

El dinero de plástico te ayuda a pulir tu historia crediticia pero solo si se usa bien

Escrito el 20 Nov 2015
Comment: Off
Una tarjeta de crédito puede ser el salvavidas al que apelas en caso de necesidad, y al mismo tiempo un ancla que no te permite salir a flote. Hay quienes aconsejan usar tarjetas para construir una línea de crédito, y quienes te dicen que las cortes en miles de trocitos y nunca más las vuelvas a utilizar.

¿Cuál de los dos consejos es válido?

En realidad, los dos son correctos. Las tarjetas ayudan a construir tu historial de crédito, pero por eso mismo pueden arruinar tus posibilidades si no las usas correctamente.

Buena reputación


“La única manera de construir tu historia de crédito, es pidiendo un crédito”, aconsejan los expertos de Experian , una de las tres agencias de crédito del país. “La llave para construir un buen crédito es usarlo sabiamente”.

Estas son algunas maneras de mejorar tu historial financiero utilizando tarjetas de crédito:

  • Paga el balance completo cada vez. De este modo, podrás ahorrarte los intereses. Si no crees que puedas pagar la deuda a fin de mes, es recomendable que no lo cargues en la tarjeta. Úsalas con discreción.

  • No te saltes pagos. Paga cada mes, aunque solo puedas cubrir el mínimo. De este modo evitarás acumular costos y evitarás que afecte negativamente en tu reporte.

  • No te pases del 30% del total del crédito. Esto es, si tu tarjeta tiene un límite de $10,000 dólares, trata de mantener el balance en $3,000.

  • Chequea regularmente tu reporte crediticio, y asegúrate de que no existan errores.

  • Cuando elijas una nueva tarjeta de crédito, considera su tasa de interés, si requiere un pago anual, y qué tipo de beneficios, como millas de viaje, puedes obtener con su uso. Estos factores te podrán beneficiar a largo plazo.

  • Recuerda que cuando negocias pagar menos de lo originalmente estipulado, el prestamista reporta tu cuenta como “resuelta”, en lugar de “pagada” y esto tiene un efecto negativo en tu calificación de crédito.

  • Tu reporte crediticio no sólo indica si las cuentas fueron o no saldadas, sino también si fueron pagadas a tiempo (30, 60  90 días tarde). Esta información también puede afectarte negativamente, porque refleja tu comportamiento de pago.


Más no siempre es mejor


Si bien la cantidad de tarjetas en tu bolsillo no es determinante, el equipo de Experian aconseja no pedir constantemente nuevas líneas de crédito. La cantidad no es tan importante, sino el balance que tienes en cada una de ellas y el límite de crédito. Cuando el balance de la deuda es alto, es un signo de mayor riesgo de que no puedas pagarlo.

Puedes tener un excelente crédito tanto con dos, como con ocho tarjetas. Lo más importante es mantener el balance bajo y pagar a tiempo pero es importante no abrirte muchas líneas de crédito porque transmites la idea de que lo vas a necesitar

¿Y si no puedo pagar?


La oficina gubernamental de protección financiera al consumidor (www.consumerfinance.gov) ofrece algunos consejos que te pueden ayudar:

  • No esperes y actúa inmediatamente. Llama a la compañía con quien tienes tu tarjeta de crédito y explícales la situación.

  • Suma tus ingresos y tus gastos. Considera maneras de reducir tus gastos y decide cuánto realmente puedes pagar.

  • Pide ayuda. Existen agencias y organizaciones sin fines de lucro que te pueden guiar y aconsejar en maneras de lidiar con tu dinero. Antes de elegir una agencia, pregunta por el costo y servicios incluidos en el precio.  La oficina gubernamental advierte que tengas cuidado con la agencias que quieran cobrarte antes de resolver tus deudas, que te aseguren que harán desaparecer tus deudas y que te digan que cierres la comunicación con los acreedores.


 

Wilfredo Leon
Acerca del Autor