editor@latinonewspaper.net | 26-Jan-2021 12:37:19 pm

Detengamos Las Amenazas

Escrito el 06 Abr 2018
Comment: Off
Es tiempo de remontar obstáculos, de poner sabiduría en todas las acciones, de actuar conjuntamente por todos y
para todos. Ya está bien de tantas violencias que no conducen a ninguna parte, de tantas desigualdades sembradas
y no corregidas, de tanta precariedad en el empleo, de tanto comercio absurdo en definitiva.
Ojalá fuéramos la era del conocimiento para aprender a reprendernos a nosotros mismos, a ser más honestos y coherentes entre lo que decimos y realmente hacemos. Los procesos de paz no llegan porque faltan manos tendidas para crear condiciones
de entendimiento.
Pongamos espíritu transparente en la concordia, y retornemos al abrazo comprensivo de la verdad. Luego,
pasemos página sin levantar muros.
Detengamos las amenazas. Hagamos justicia, que no está tanto en la palabrería, como en la renovación del
corazón.
No me cansaré de repetir en todas mis columnas periodísticas, que el fruto de la paz llega cuando evidentemente colaboramos en la rectitud, de manera conciliadora, pues no olvidemos que tenemos una dimensión esencialmente
social. Nada somos por sí mismos.
A propósito, los líderes de todos los campos (económico, político, judicial, religioso, cultural…) tienen un compromiso específico, el de colaborar y cooperar en favor de la dignidad de todo ser humano, activando todo tipo de diálogo por ínfimo que nos parezca, mediante la clemente pedagogía de la reinserción.
Por eso, es fundamental impulsar una verdadera revolución solidaria y global. Nadie puede quedar en las orillas, entre
chantajes, coacciones, encerronas, y otras miserias humanas.
La debilidad humana es grande, en parte por la forma superficial de considerar la vida. Frente a tantos sembradores de envidias, celos y ansias de poder, hay un sector importante de la humanidad sumamente implicado en iniciativas de acción en el compromiso colectivo, incluso mediante la diplomacia bilateral entre naciones, fortaleciendo alianzas con pueblos e
instituciones.
De igual modo, también las estructuras económicas han de ajustarse a la decencia del ser humano. En este sentido, nos consta que con la ocasión de las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI), se pondrá empeño en una perspectiva económica mundial más ética, más contundente con la erradicación de la pobreza, el desarrollo económico y la
eficacia de la ayuda.
Las estadísticas son fiel reflejo de unos datos que nos dejan sin aliento. Según las Naciones Unidas, en 2018 necesitarán ayuda humanitaria 136 millones de personas. Indudablemente, entre las crisis más profundas, se incluyen las provocadas por los
conflictos de: Siria, Yemen, Sudán del Sur y la República Democrática del Congo.
Sea como fuere, en un mundo donde casi veinte personas se ven obligadas a desplazarse cada minuto a causa de conflictos, amenazas o persecuciones,
el trabajo generoso y solidario es más primordial que nunca. No fracasemos en el auxilio, pero tampoco en conciliar la justicia y la libertad, y aún menos, en perdernos el respeto mutuo. Al fin y al cabo, nuestra mejor herencia cultural será la de
aprender a convivir con ese gran instrumento que es la consideración y el razonamiento. Pongámonos en servicio.
Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net
Redacción Periódico Latino

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com