editor@latinonewspaper.net | 21-Oct-2021 04:01:15 pm

Documento desclasificado sobre los ataques del 11 de septiembre

El FBI lo publica

Escrito el 13 Sep 2021
Comment: Off

Documento desclasificado sobre los ataques del 11 de septiembre


El FBI lo publica


Se trata del primer registro de investigación que se divulga desde que el presidente Joe Biden ordenó una revisión de desclasificación de materiales que durante años han permanecido fuera de la vista del público.

El FBI publicó el sábado por la noche un documento recientemente desclasificado relacionado con el apoyo logístico brindado a dos de los secuestradores saudíes en el período previo a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

El documento detalla los contactos que los secuestradores tenían con asociados sauditas en Estados Unidos, pero no proporciona pruebas de que altos funcionarios del gobierno saudita fueran cómplices del complot.

Publicado en el vigésimo aniversario de los ataques, el documento es el primer registro de investigación que se divulga desde que el presidente Biden ordenó una revisión de desclasificación de materiales que durante años han permanecido fuera de la vista del público.

El documento de 16 páginas es un resumen de una entrevista del FBI realizada en 2015 con un hombre que tenía contacto frecuente con ciudadanos saudíes en EEUU que apoyaron a los primeros secuestradores que llegaron al país antes de los ataques.

Biden ordenó la semana pasada al Departamento de Justicia y otras agencias que realicen una revisión de desclasificación y divulguen los documentos que puedan durante los próximos seis meses. Se había enfrentado a la presión de las familias de las víctimas, que durante mucho tiempo habían buscado los registros mientras entablaban una demanda en Nueva York que alegaba que funcionarios del gobierno saudí apoyaban a los secuestradores.

El documento fue revelado el sábado por la noche, horas después de que Biden asistiera a los eventos conmemorativos del 11 de septiembre en Nueva York, Pensilvania y el norte de Virginia. Los familiares de las víctimas se habían opuesto anteriormente a la presencia de Biden en eventos ceremoniales siempre que los documentos permanecieran clasificados.

El gobierno saudí ha negado durante mucho tiempo cualquier participación en los ataques. La Embajada de Arabia Saudita en Washington ha apoyado la desclasificación total de todos los registros como una forma de "poner fin a las acusaciones infundadas contra el Reino de una vez por todas". La embajada dijo que cualquier acusación de que Arabia Saudita fuera cómplice era "categóricamente falsa".

El documento se publica en un momento políticamente delicado para Estados Unidos y Arabia Saudita, dos naciones que han forjado una alianza estratégica, aunque difícil, particularmente en asuntos de contraterrorismo.

El gobierno de Biden publicó en febrero una evaluación de inteligencia que implicaba al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato en 2018 del periodista estadounidense Jamal Khashoggi, pero generó críticas de los demócratas por evitar un castigo directo del propio príncipe heredero.

Los familiares de las víctimas aplaudieron la publicación del documento como un paso significativo en su esfuerzo por conectar los ataques con Arabia Saudita.

"Los hallazgos y conclusiones de esta investigación del FBI validan los argumentos que hemos hecho en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudita en los ataques del 11 de septiembre", dijo Jim Kreindler, abogado de los familiares de las víctimas, en un comunicado. "Este documento, junto con la evidencia pública recopilada hasta la fecha, proporciona un plan de cómo (Al Qaeda) operaba dentro de EEUU con el apoyo activo y consciente del gobierno saudita", agregó.

Eso incluye que los funcionarios sauditas intercambien llamadas telefónicas entre ellos y los operativos de Al Qaeda y luego tengan "reuniones accidentales" con los secuestradores mientras les brindaron asistencia para instalarse y encontrar escuelas de vuelo, añadió el abogado.

El papel de Arabia Saudita

Con respecto al 11 de septiembre se ha especulado sobre la participación oficial del reino desde poco después de los ataques, cuando se reveló que 15 de los 19 atacantes eran sauditas. Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda en ese momento, era de una familia prominente de ese país.

Estados Unidos investigó a algunos diplomáticos sauditas y a otros con vínculos con el gobierno que conocieron a los secuestradores después de su llegada a EEUU, según documentos que ya han sido desclasificados.

Aun así, el informe de la Comisión del 11/S no encontró en 2004 "ninguna evidencia de que el gobierno saudita como institución o altos funcionarios sauditas financiaran individualmente" los ataques que Al Qaeda planeó, aunque señaló que las organizaciones benéficas vinculadas a Arabia Saudita podrían haber desviado dinero al grupo.

El escrutinio particular se ha centrado en los dos primeros secuestradores que llegaron al país, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Mihdhar, y el apoyo que recibieron.

En febrero de 2000, poco después de su llegada al sur de California, se encontraron en un restaurante musulmán con un ciudadano saudí llamado Omar al-Bayoumi que les ayudó a encontrar y arrendar un apartamento en San Diego. Al-Bayoumi tenía vínculos con el gobierno saudita y anteriormente había atraído el escrutinio del FBI.

Bayoumi ha descrito su reunión en el restaurante con Hazmi y Mihdhar como un "encuentro casual", y el FBI durante su entrevista hizo múltiples intentos para determinar si esa caracterización era precisa o si en realidad se había arreglado con anticipación.

La entrevista de 2015 que forma la base del documento fue la de un hombre que estaba solicitando la ciudadanía estadounidense y que años antes había tenido contactos repetidos con ciudadanos sauditas que, según los investigadores, proporcionaron "apoyo logístico significativo" a varios de los secuestradores. La identidad del hombre está tachada en todo el documento, pero se describe que trabajó en el consulado saudita en Los Ángeles.

Eso incluye a Bayoumi, según el documento.

También se hace referencia en el documento a Fahad al-Thumairy, en ese momento un diplomático acreditado en el consulado saudita en Los Ángeles que, según los investigadores, encabezaba una facción extremista en su mezquita.

El documento dice que el análisis de comunicaciones identificó una llamada telefónica de siete minutos en 1999 al teléfono de la casa de la familia de de dos hermanos de Arabia Saudita que se convirtieron en futuros detenidos en la prisión de la Bahía de Guantánamo, Cuba.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques.

 

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com