editor@latinonewspaper.net | 23-Apr-2019 04:59:41 pm

“EL EMBAJADOR DE CRISTO”

LOS DOS CAMINOS

Cuando andas perdido y encuentras un camino que se divide en dos, por lo regular se convierte en un problema más grande, ya que si tomas uno y no es el correcto te arrepentirás de no haber tomado el otro y perderás tiempo.

Eso mismo pasa en la actualidad con mucha gente que anda perdida y no puede encontrar el camino correcto. No se dan cuenta que están yendo por un camino que los conduce a la muerte. Parece de momento un camino hermoso lleno de placeres, alegría, amigos, pero al final te sorprenderá con la muerte.

La Palabra nos dice en Mateo 7:13 “porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Este es el camino más fácil para tomar y como dije anteriormente, te ofrece todo lo que te puedas imaginar para pasártela bien, pero cuando llegues a tu destino te arrepentirás de haberlo tomado, sin embargo ya será muy tarde porque es un camino de un solo sentido.

El único que te puede sacar de ahí y llevarte al camino correcto se llama “JESÚS”, no hay otro que lo pueda hacer. De hecho para eso vino al mundo, para rescatarlo y poder conducirlo al Padre. Juan 14:6 declara lo siguiente: (… Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre, sino por mi) alabado sea el Padre que envió a su hijo.

Deja ese camino de perdición y comienza a caminar por el buen camino. Este camino te llevará al Padre. Al morir irás a una mansión grande donde habrá una mesa muy grande con comida en abundancia, un campo grande para jugar cualquier deporte y todo será paz y felicidad. No desprecies el regalo que te hace Dios a través de su hijo Jesús.

No te dejes engañar con lo que ven

Tus ojos en este mundo: sean mujeres, paisajes naturales, carros lujosos, o cualquier otra cosa que te puedas imaginar. Creyendo que tales cosas son lo mejor que puede existir. Todo esto además es pasajero.

Eclesiastés 11:9 habla en especial a la juventud diciendo así: Alégrate joven en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios.

Cuando caminamos con Dios, nos damos cuenta que todo es maldad en el mundo porque se nos abren los ojos. Es como si se nos diera algo especial para poder ver el pecado. Así como sucedió con Adán y Eva, cuando Dios los creó. Ellos eran inocentes y no sentían vergüenza por estar desnudos. Después que pecaron sintieron vergüenza porque supieron que lo estaban. Así es también con la persona que no ha aceptado a Cristo como su Salvador. Puede hablar, hacer cosas malas o tener pensamientos de maldad y no se dará cuenta, hasta que se convierte a Cristo. Es entonces que el pecado empieza a incomodarnos y no nos sentimos a gusto sabiendo que hemos hecho cosas malas.

Lo más importante de esto, es que algún día estaremos delante de la presencia de Dios, todos sin excepción. Compareceremos ante el Gran Juez y vamos a dar cuentas de lo malo que hemos hecho. Si no creemos que Jesús es nuestro Salvador tendremos que ser echados al lago de fuego y azufre.

Si tú ya tomaste la decisión de seguir a Cristo, no tienes que preocuparte. Si no, esta es tu oportunidad para que vengas a conocer a Cristo. Deja ya la rutina que te está matando, y vive una vida de poder en Cristo.

Por: Ángel Moyaho

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com