editor@latinonewspaper.net | 06-Dec-2021 07:22:42 pm

EL FUTBOL COLOMBIANO

Desde mi punto de vista

Así como, así como los asistentes a un concierto exigen que les devuelvan el dinero porque no se presentó el show prometido; así mismo a los “usuarios del fútbol” nos asiste el derecho de quejarnos y despotricar por el mal producto que recibimos.

Una cosa es que el partido salga tedioso y otra muy distinta es que el campeonato lo sea. Si. Así como lo leen: el torneo de fútbol de Colombia es cada vez más aburridor, con el agravante de que, al contrario de lo que ocurre en Italia (que tiene la imagen de tener un fútbol “muy cerrado”), lo insulso es sinónimo de improductivo.

Así lo ratifica la mala campaña de los las selecciones nacionales y de los clubes en el exterior, en el último tiempo.

Antes no clasificábamos a nada, pero nos quedaba la sensación de que “merecíamos pasar” por el buen fútbol exhibido, pero ahora no sólo nos eliminan sino que encima estamos de acuerdo. Antes le echábamos la culpa al árbitro o a las trapisondas de la Conmebol que “nos tenían rabia” por ser colombianos.

Ahora nos hemos quedado sin argumentos y casi sentimos ganas de excusarnos por la paupérrima,demostración. con el árido fútbol propuesto por los autodenominados “técnicos tácticos”.

Todos tienen derecho a cuidar el cero en su arco y, de paso, su empleo. Pero a lo que no tienen derecho es a malograr el negocio con tan mediocre espectáculo.

Antes daba gusto ver a equipos como Nacional, América, Millonarios o Junior batiéndose en campos del exterior; nos henchíamos de orgullo porque ellos expresaban el sello distintivo “del fútbol colombiano” que era la armónica comunión con la pelota y la irreverente picardía de nuestros futbolistas.

Ahora rogamos por el empate, porque la moneda nos favorezca y pasar por repechaje o “mejores terceros

Pero el colmo es que además de someternos a esas jornadas soporíferas (lo confieso: debo ver fútbol colombiano sentado en el sofá, porque si me recuesto ¡me duermo de lo malo que es!), nos digan “que no entendemos de táctica”, que el “fútbol de ahora exige saber de planteamientos” ¡Pamplinas!

Uno no necesita graduarse de una escuela de técnicos en Buenos Aires, ni haber dirigido cinco mundiales, para distinguir un buen partido de uno malo.

no confundamos: admitamos que hay partidazos que quedan 0 - 0, pero esos son la excepción.

Casi todos los partidos que tenemos grabados en el recuerdo son cotejos en dónde hay goles y, sobre todo, agallas, ambición, deseo de gloria, pundonor… pero nuestros futbolistas (y los técnicos que tienen detrás) el único afán que parecen tener es que el juez pite rápido el final del juego para correr a ver “fútbol de verdad” en las ligas inglesa, argentina, holandesa, alemana ó española, a través de la televisión.

Por Mario Echeverry de “Los Dueños Del Balón”

Acerca del Autor

Leave a Reply

*

Newsletter Powered By : XYZScripts.com