editor@latinonewspaper.net | 19-Jan-2021 10:08:01 pm

EL LEGADO DE 2016: DE LA ANGUSTIA POR LAS REDADAS A LA AMENAZA DE DEPORTACIÓN MASIVA

En cuestión migratoria, el año que termina estuvo marcado por la inquietud, la desilusión y la desesperanza en California.

Escrito el 28 Dic 2016
Comment: Off
Las falsas alarmas por redadas de inmigración que al inicio del 2016 desataron angustia en la comunidad indocumentada se convertirían al final del año en una amenaza certera de un endurecimiento de las políticas migratorias y un supuesto plan de deportaciones masivas que vendrá de la mano del presidente electo, Donald Trump.

Días antes de despedir 2015, la comunidad indocumentada recibió la noticia de que con el cambio de año habría una serie de operativos especiales que haría el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para arrestar a personas con orden de deportación. Estas detenciones -que no redadas- se materializaron primero en Georgia, Texas y Carolina del Norte, para después extenderse a otros puntos del país.

El miedo a los agentes migratorios se reflejaba en el incremento del 700% de los reportes que en el sur de California se hacían a organizaciones comunitarias sobre la presencia de ICE en las calles y supuestas redadas en centros de trabajo. La alerta ciudadana se quedó en falsa alarma en la región.

La situación trastornó la vida de la comunidad inmigrante, muchos se ausentaron del trabajo o dejaron de llevar a sus hijos a la escuela, mientras que las organizaciones proinmigrante empezaron a llevar a cabo protestas, como la que el 26 de enero protagonizaron activistas que paralizaron por varias horas el centro de Los Ángeles al utilizar un artefacto conocido como 'sleeping dragon'.

Otra de las protestas que pedían un alto a las deportaciones y representación legal para los detenidos por ICE fue la que realizaron en marzo varios abogados que terminaron siendo arrestados.

Las movilizaciones de la comunidad no detuvieron a ICE, que el 18 de mayo detuvo a Henry Sánchez Carias, un indocumentado guatemalteco, jornalero y miembro activo de la organización CHIRLA, quien un día antes había dado la cara en un evento público para alzar su voz de protesta en contra de las deportaciones.

A la par surgían manifestaciones de intolerancia racial protagonizadas por el Ku Klux Klan (KKK) y en apoyo al precandidato republicano Donald Trump.

Ese ambiente de incertidumbre se enrareció aún más con los casos que salieron a la luz de fraude cometido por supuestos abogados, notarios o consultores de inmigración que prometían visas de todo tipo y hasta un seguro antideportación a los indocumentados en situación desesperada.

A pesar de que los operativos para arrestar indocumentados con antecedentes criminales se habían programado para los primeros seis meses, la incertidumbre y el miedo a las redadas persistió tras el anuncio de 30 días de redadas que hizo ICE a mediados de año para detener a centroamericanos que habían entrado al país antes del 2014 y que tenían orden de deportación.

En julio, ICE dio a conocer los 112 arrestos que lograron durante los cuatro días que duró en el sur de California una operación llamada 'At-large criminal aliens' (criminales extranjeros prófugos).

A la angustia de la comunidad inmigrante se sumó la preocupación de que el Departamento de Vehículos de Motor (DMV) de California estuviera colaborando con inmigración al participar el 4 de agosto en un operativo en el que ICE detuvo a una docena de hondureños, inquietud fundada en el hecho de que esa entidad estatal cuenta con la información personal de los indocumentados que han tramitado licencia de manejo.

Mientras todo eso pasaba, Donald Trump ya se había adjudicado las elecciones primarias en varios estados para obtener la candidatura del Partido Republicano de la mano de un discurso basado en la idea de construir un muro fronterizo con México y la deportación de los más de 11 millones de indocumentados que residen en EEUU, de los cuales más de 2.3 están en California.

Los crímenes de odio contra la comunidad musulmana y los hispanos habían aflorado a lo largo de la campaña como lo demuestra el documental 'Sembrando el odio' que se estrenó a finales de octubre.

Luego vino la sorpresa del 8 de noviembre, cuando Donald Trump se alzó con la victoria electoral que parecía terminar con las esperanzas de muchos indocumentados de que se alcanzara una reforma migratoria con la nueva presidencia.

Bajo una nube de incertidumbre se asoma un 2017, pero antes del cambio de ciclo en la Casa Blanca, los legisladores y la comunidad educativa en California se han propuesto proteger a los indocumentados para dificultar las posibles acciones de ICE bajo la dirección de Trump.

Hay quienes directamente ya piden la independencia de EEUU. En California, el primer motor económico del país, Hillary Clinton recibió el doble de votos que Trump. Esa idea separatista fue bautizada como 'CalExit'.
Univision

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com