editor@latinonewspaper.net | 16-Apr-2021 03:35:26 am

El Senado busca una «hora perdida»

 para explicar cómo ocurrió el violento asalto al Capitolio

Escrito el 24 Feb 2021
Comment: Off

El Senado busca una "hora perdida"


 para explicar cómo ocurrió el violento asalto al Capitolio


El Comité de Seguridad del Senado escuchó a los jefes de seguridad que manejaron la respuesta policial al ataque de los seguidores de Donald Trump, tratando de determinar por qué no se pudo contener a la turba y por qué tardó tanto en llegar los refuerzos de la Guardia Nacional.

 

En la primera audiencia en el Comité de Seguridad Nacional del Senado que investiga el violento asalto al Capitolio el pasado 6 de enero que dejó 5 muertos, se ha evidenciado un problema crucial para determinar cómo ocurrieron los hechos: ¿quién, y a qué hora, llamó los refuerzos de la Guardia Nacional que finalmente lograron controlar el desorden?

El comité que presidente la demócrata Amy Klobuchar, escuchó a los principales jefes de seguridad involucrados en la respuesta a los disturbios: el jefe de la Policía Metropolitana de Washington DC, Robert Contee; el exjefe de la Policía del Capitolio Steven Sund, y los exjefes de seguridad de ambas cámaras del Congreso (sargent in arms), Paul Irving, de Representantes, y Micheal Stenger, del Senado.

Sund, Irving y Stenger eran los responsables de coordinar la seguridad del complejo de edificios del Congreso. Todos ellos renunciaron a sus puestos luego del ataque.

El miércoles 6 de enero, miles de simpatizantes de Donald Trump arremetieron contra el Capitolio, poco después de haber asistido a un discurso de entonces presidente a las afueras de la Casa Blanca en el que les insistió en la necesidad de "detener el robo" de las elecciones y los invitó a marchar al Capitolio, donde se desarrollaba una audiencia bicameral para recibir los resultados del Colegio Electoral que certificaba el triunfo de Joe Biden.

Para muchos ese mitin fue el detonador de la violencia, el argumento de la acusación del segundo 'impeachment' de Trump. Y aunque no se lograron los dos tercios del Senado para condenarlo por "incitación a la insurrección", 7 senadores republicanos votaron en su contra y el líder de la bancada republicana, Mitch McConnell, lo calificó "moral y prácticamente" responsable del ataque.

La hora "perdida"

Durante la audiencia surgió un conflicto entre los dos jefes de seguridad del Capitolio, por versiones disímiles sobre las comunicaciones que se produjeron ese día para tratar de responder al ataque los seguidores de Trump.

Irving afirmó que no tenía que transmitir “a los superiores” la idea de llamar la Guardia Nacional, como se entendió de declaraciones previas hechas por Sund, de lo que va contra las especulaciones hechas por muchos conservadores de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no activó el mecanismo porque estaba preocupada por el mensaje que enviaría militarizar el recinto.

El senador republicano de Missouri Josh Hawley preguntó a Irving si él tenía que esperar la aprobación del liderazgo parlamentario para tomar una decisión, a lo que este respondió “absolutamente no”.


Irving insistió en que no recordaba la llamada telefónica que Sund asegura que ocurrió a la 1:09 pm, hecha en presencia de tres asistentes, y a la que siguió otra a la 1.22 pm para verificar el estatus de la solicitud.

Pero Irving afirmó que no hablaron hasta la 1.28 pm, cuando Sund le dijo que “él podría estar haciendo el pedido más tarde” de refuerzos de la Guardia Nacional.

El senador Hawley ha sido muy criticado, no solo por haber mantenido junto a su colega Ted Cruz la objeción a la certificación de Biden cuando los congresistas retomaron la sesión interrumpida por el ataque, sino por haber hecho un saludo solidario a los manifestantes que se acumulaban a las afueras del Capitolio, minutos antes de que se desatara la violencia.

Al final de la audiencia, el senador republicano por Montana Roy Blunt consideró que la sesión demostró que la estructura de seguridad del Capitolio, centrada en proteger a representantes y senadores “no funciona” porque “nadie está enfocado particularmente en lo que hace falta para proteger a los demás quienes trabajan aquí o los que visitan”.

Blunt destacó esa “hora perdida” en la comunicación entre los responsables de seguridad asegurando: “Una hora a la una de la tarde en punto de la tarde del 6 de enero hace una gran diferencia”.

La "sorpresa" de un jefe policial

En su participación ante el comité, Contee dijo haber estar “sorprendido” y “pasmado” por lo que describió como la renuencia inicial para desplegar la Guardia Nacional una vez que el dispositivo de seguridad había sido rebasado por los simpatizantes de Trump.

“Me sorprendió la renuencia de enviar inmediatamente a la Guardia Nacional a los terrenos del Capitolio”, dijo el jefe Robert Contee recordando las comunicaciones de ese día con la Policía del Capitolio, la Guardia Nacional y el Departamento del Ejército,

El jefe policial dijo a los senadores que a las 2:30 pm, poco después de esa llamada de emergencia, su departamento había pedido asistencia a policías de otros estados, en cambio pasó más de una hora para que se autorizara el despliegue de militares.

Las tropas no llegarían hasta las 5:30 pm, es decir, cuatro horas después de que los responsables de la seguridad del Capitolio habían hecho la solicitud.

Además, los líderes de seguridad del Capitolio aseguran que no vieron el reporte del FBI que advertía sobre los preparativos de grupos extremistas de viajar a Washington para oponerse violentamente a la certificación del triunfo de Biden. Sund dijo al comité que el reporte había llegado a las oficinas, pero que él no lo había visto.

En su participación ante el comité, Contee dijo haber estar “sorprendido” y “pasmado” por lo que describió como la renuencia inicial para desplegar la Guardia Nacional una vez que el dispositivo de seguridad había sido rebasado por los simpatizantes de Trump.

“Me sorprendió la renuencia de enviar inmediatamente a la Guardia Nacional a los terrenos del Capitolio”, dijo el jefe Robert Contee recordando las comunicaciones de ese día con la Policía del Capitolio, la Guardia Nacional y el Departamento del Ejército.

El jefe policial dijo a los senadores que a las 2:30 pm, poco después de esa llamada de emergencia, su departamento había pedido asistencia a policías de otros estados, en cambio pasó más de una hora para que se autorizara el despliegue de militares.

Las tropas no llegarían hasta las 5:30 pm, es decir, cuatro horas después de que los responsables de la seguridad del Capitolio habían hecho la solicitud.

El foco de la investigación

Ese desfase es el foco central de la investigación del Congreso sobre lo sucedido aquella jornada, cuando miles de simpatizantes del presidente Donald Trump irrumpieron violentamente en el Capitolio, paralizando por varias horas la ceremonia de conteo de votos del Colegio Electoral que certificó el triunfo de Joe Biden.

Además, los líderes de seguridad del Capitolio aseguran que no vieron el reporte del FBI que advertía sobre los preparativos de grupos extremistas de viajar a Washington para oponerse violentamente a la certificación del triunfo de Biden.

Sund dijo al comité que el reporte había llegado a las oficinas, pero que él no lo había visto.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ordenó la creación de una comisión al estilo de la que investigó los atentados del 11 de septiembre de 2001. La conformación de la comisión todavía está siendo negociada entre republicanos y demócratas.

Mientras tanto, el Departamento de Justicia maneja una investigación sobre los eventos del Capitolio y ha abierto varios casos contra personas que estuvieron presentes en el asalto. Hasta ahora hay unos 200 procesados por diferentes delitos, desde invasión a un edificio federal, desorden público o interrumpir el trabajo de agentes del gobierno federal.

 

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com