editor@latinonewspaper.net | 02-Dec-2020 07:16:35 am

ENCONTRÉ UN ÁNGEL EN MI CAMINO

inmigrante recibe sorprendente regalo

Greenville, SC.- “Lo que pasó es algo tan sorprendente que aun no lo puedo creer” cuenta Alejandra M, una hermosa jovencita de 18 años, que trabaja en un restaurante desde hace unos meses gracias a un amigo al que llama “hermanito” quien le pasó la voz para trabajar allí”.

Alejandra proviene de una familia humilde y decente, a quien ayuda con su salario en esta época de baja economía.

Alejandra, atiende las mesas y siempre se le ve con la característica sonrisa que ilumina su blanca tez. “Un día llegué al restaurante a trabajar. Mi amiga Kathy salía, por lo que yo me quedé con su mesa. Cuando me acerqué, era una pareja de un americano y una hispana” cuenta.

Mientras los atendía, empezó una cordial pero extraña conversación. El, le preguntó a Alejandra si tenía hijos, novio, si vivía con los papás.

Luego preguntó como le iba en la escuela y que tales notas tenía. Ella dijo que había terminado el high school y que la verdad, sus notas no habían sido muy buenas: “unas A, unas B y otras C; pero gracias a Dios, pasé”.

El señor luego preguntó si continuaba estudiando en la universidad. “Le dije que no, que eso, para muchos hispanos era imposible, para mí lo es”.

El hombre agradeció a Alejandra por su atención y tras una propina de $20 dijo: “eres una buena mesera”. Luego le preguntó a su esposa: piensas que lo debo hacer? La esposa le contestó “sí mi amor”.

“Hacer que? preguntó Alejandra. El hombre dijo: ¿Crees en Dios? Alejandra le respondió sonriendo: Claro que sí.

“Pues, te voy a regalar una beca de estudios para la universidad” dijo él.

Alejandra se quedó muda, no supo que pensar, que hacer, solo recogió los platos y antes de irse les dijo: a mí no me gusta ese tipo de bromas.

Llorando le dijo a su “hermanito” que le habían dicho que le darían una beca. Sentía que se burlaban de ella.

Cuando llegó a la mesa, el hombre insistió. ¿Qué, no me crees? Es verdad.

No, no le creo decía la joven.

El hombre sacó un billete de $100, lo firmó y le dijo: “Quiero que tengas estos $100 como una promesa entre tú y yo. No los gastes. Esta promesa no se puede romper hasta que tú te gradúes en la universidad. Lo único que te pido a cambio, es que un día hagas lo mismo con otra persona que lo necesite”.

Por la noche Alejandra llamó a Kathy para contarle lo sucedido. Ambas lloraron de emoción. “Ese día no pude dormir” dijo

El buen hombre, ya está gestionando todo para que Alejandra estudie en una universidad privada, que él pagará en su totalidad. “Me llamó dos días antes de mi cumpleaños y también después. Estoy feliz con lo que este ángel está haciendo por mí, gracias a Dios”.

Hay chicos que teniendo papeles no quiere estudiar, yo sí voy a aprovechar esta beca y un día ayudaré a un inmigrante como lo hicieron conmigo.

En el mundo existen ángeles que llegan a la vida cuando uno menos lo espera, como en el caso de esta inmigrante que podrá ver cumplido su sueño de estudiar gracias al buen corazón de un americano y su esposa.

Por Rossy Bedoya, Reporter

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com