Encuentran ameba come cerebros en agua potable.

El parásito provoca una infección cerebral potencialmente mortal.

Escrito el 08 Oct 2018
Comment: Off
La ameba naegleria fowleri es uno de tantos parásitos que existen en el medio ambiente, pero es de los más temidos porque destruye el tejido cerebral; literalmente, se come el cerebro del huésped donde se aloja. La 'Naegleria fowleri' es una ameba que se introduce en el organismo a través de la nariz, y destruye el cerebro de la víctima, provocando su muerte en el 99% de los casos.
Este organismo unicelular generalmente se encuentra en las aguas dulces y templadas de ríos y lagos, o en piscinas con una limpieza deficiente, pero las autoridades del sistema de aguas de Estados Unidos han encontrado esta ameba come-cerebros en el agua potable de algunas regiones del país.
De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU, la naegleria fowleri causa meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), una infección que provoca la destrucción del tejido cerebral. En sus primeras etapas, los síntomas pueden ser similares a los de la meningitis bacteriana.
Los primeros síntomas ocurren entre el primero y el séptimo día luego de contraer la infección y pueden incluir dolor de cabeza, fiebre, náuseas o vómitos. Posteriormente puede presentarse rigidez en el cuello, confusión, falta de atención, pérdida de equilibrio, convulsiones y alucinaciones. La infección evoluciona rápidamente y suele causar la muerte unos cinco días después.
Las autoridades del Departamento de Salud de Louisiana confirmaron que las pruebas dieron positivo para la ameba come-cerebros en algunas zonas de ese estado, entre ellas Bossier City y Shreveport. El agua de la zona ya está siendo tratada con cloro y en algunos casos se está abasteciendo a la población con agua de pozo mientras el problema se resuelve. Las autoridades todavía no han hecho un llamado a hervir el agua antes de consumirla.
Es importante destacar que la infección con esta ameba come cerebros no se contrae por beber el agua contaminada, puesto que es necesario que el parásito entre en contacto con el cerebro a través de la nariz. Tampoco es contagiosa y aunque los casos de infección son raros, son potencialmente mortales.
La infección por Naegleria fowleri es sumamente infrecuente pero, aun así, y debido a su letalidad, es conveniente conocer los riesgos y tomar medidas para prevenirla. Así, en el caso de que te guste nadar en agua dulce templada y no
clorada, como lagos, pantanos y ríos:
-Evita hacerlo en las épocas en que la temperatura del agua sea alta o cuando el nivel del agua esté bajo.
-No remuevas el sedimento cuando estés realizando actividades en zonas con agua dulce templada poco profundas.
-No sumerjas la cabeza bajo el agua para evitar que la ameba se introduzca en la nariz, sobre todo si se trata de aguas termales que no hayan sido tratadas.
Además, irrigar las fosas nasales con agua corriente contaminada también permite a la ameba come cerebros penetrar en el organismo. Por ello, para irrigar, lavar o enjuagar los senos nasales utiliza únicamente agua destilada o estéril, o que haya sido previamente filtrada (con un filtro adecuado de poro con un micrón o menos de tamaño absoluto), o hiérvela primero durante
uno a tres minutos y enfríala.
Wilfredo León
Editor@latinonewspaper.net
Redacción de Periódico Latino

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com