LA PASCUA DE REYES

RECUERDOS Y CELEBRACIONES DE

Greenville, SC.- La Bajada de Reyes, es una tradición que marca el final de la Navidad. El 6 de enero, las poblaciones se reunían en una noche familiar alrededor de una rosca de pan dulce, en la que habían escondido un muñequito, como símbolo de la huida de la persecución del rey Herodes. Esta rosca se adorna por encima con azúcar y tiras de fruta dulce y cristalizada. Algunas roscas van rellenos de chantilly, chocolate o cristales de caramelo. Se parte la rosca en partes iguales y a la persona que saca el muñeco, se le considera como el rey de la fiesta. Vea como recuerdan los hispanos, la Pascua de Reyes y que hacen en ese día:
Angela Peña, de Chiapas México.- “Allá en mi pueblo, estaba la costumbre de hacer la carta a los Santos Reyes y ponérsela donde está el Niño Dios. A veces los papás hacen el esfuerzo de comprar juguetes, pero cuando no podían decían que los reyes no pudieron pero trajeron otras cosas. Ahí se reúne la familia, se come torta, chocolate y se parte la rosca. Ahí, en la rosca hay varios muñequitos y si cuando partes te sale uno, te toca dar algo, sea tamales, pozole u otra comida. Este año, a mi esposo y a mí, nos tocó y tenemos que llevar comida para el 2 de febrero que nos reuniremos a comer todos juntos, en el Día de la Candelaria”.
Teresa Valdivia.- Natural de Perú, dice: “En mi país nos reuníamos, toda la familia en la casa de la tía Mayor. En esa fecha se hacen bocaditos, como una
comida especial, se prepara el pan sin levadura, también se sirve la Rosca de Reyes y todos comen. Entre canciones y villancicos, que se acompañan con sonidos de latas, cucharas, lo que se tengas a mano, se realiza la pequeña fiesta familiar. Primero empiezan los niños a bajar uno a uno los juguetitos o elementos colgados en el árbol y así siguen los mayores, todos participan. Se hace lo mismo con el nacimiento. Ese es el día que marca el final de la temporada navideña. Tristemente acá mucha gente no continúa con esta costumbre por la falta de tiempo, de familia o por distancia”.
Amy Ramírez, de Rep. Dominicana- “En Sto. Domingo me acuerdo que nos teníamos que acostar temprano porque si los Reyes pasaban y veían la luz prendida, se iban de largo. Le poníamos una nota pidiéndoles cosas que queríamos, porque ellos llegaban en camellos llenos de regalos y por eso también dejábamos yerbas debajo del árbol. Al día siguiente, había que buscar los regalos, en algún lado: debajo de la cama, detrás de la puerta, en el closet. Luego al medio día, iba toda la familia y compartíamos en una comida, con fiesta, música, parranda. Ese es el último día de vacaciones. Al día siguiente ya se quita el nacimiento, arbolito y luces. Acá, ese día no lo celebramos, solo lo recordamos pero nada más”.
Por Rossy Bedoya Reportera

Acerca del Autor