TESTIMONIO DEL “CHINO MILLÁN” MATÓN DE MATONES

Gabriel García Márquez decía: “¡John Henry ‘El Chino’

Greenville, SC.- De espalda ancha con una camisa blanca bien planchada y muy sonriente apareció el Chino Millán, apodo de John Henry, en la Iglesia El Nazareno de esta ciudad.

Ayer mafioso, hoy Pastor 'El Chino' fue brazo derecho de la Mafia en Colombia, con Pablo Escobar. Ayer con una R-15, hoy con la Biblia en la mano.

Era la historia de un niño que creció en el barrio, con odio y las carencias mínimas y con ganas de matar a su propia madre y padre.

Era un caso perdido para su nación, siendo este joven uno de los más buscados por la justicia colombiana. Gabriel García Márquez decía: “¡John Henry ‘El Chino’ Millán es un

engendro del Diablo con rostro de niño pero con un espíritu de muerte encima!

Dos ancianas evangelistas, Carmen y Anita, le dijeron durante siete años, que un día habría de servirle a Dios y dejaría el Cartel de Pablo Escobar.

Con este testimonio El Chino Millán, quiso dejar en claro que no importa el barrio de donde se venga ni las circunstancias, si Dios decide tomar nuestras vidas nadie se lo va a impedir.

“Debemos deshacernos de todo el dolor y sufrimiento que llevamos porque ya Jesús pago el precio con su vida por nosotros”. enfatizo Millán

“Nunca es tarde ni es un imposible para Dios”, finalizo el Chino Millán.

Por: Flor María Puyo. Reportera

Acerca del Autor