editor@latinonewspaper.net | 21-Jun-2021 01:34:44 am

EL ANTES Y AHORA EN NAVIDAD

RECUERDOS Y VIVENCIAS

Escrito el 21 Dic 2006
Comment: Off
Greenville, SC.- En este mes de diciembre es raro no recordar en algún momento, vivencias de cuando se es pequeño, ocurridas en su tierra natal. Anécdotas graciosas, llegan a la mente de nuestros entrevistados.

Jafeth Rodríguez, nacido en Puerto Rico, cantante de reggaeton nos dice, “Cuando éramos chicos, mami nos vestía muy lindo y nos mandaba con alguna persona mayor, a buscar grass, en una cajita, porque los animalitos tenían hambre. También colocábamos lechesita y galletas para los Reyes Magos.”

“Entonces, al día siguiente, veíamos que el pasto había disminuído e incluso nos parecía que el camello estaba más gordito,” dice riendo.

También decía que Santa Claus, llegaría a dejarnos los regalos por la noche, en su trineo, cuando descubrí que el regalo que Santa Claus me había dejado, era lo que hacía días estaba debajo de la cama,entonces me dije, ahhh este no es Santa, es mami!

Actualmente celebran la Navidad, cenando a las doce, con pernil, arroz con gandules, ensalada de papa y flan. “Brindamos con sangría o coquito que es un ron y la pasamos chévere” afirma.

En México, la Navidad es muy linda, nosotros hacíamos posadas y los niños cantabamos e íbamos de casa en casa, era muy padre, dice Alma Muñiz (14). Luego vinimos a vivir aquí y como tenemos familia, la pasamos entre todos. Acá, quisimos conocer a Papá Noel, entonces mi mami decía: “si no duermen, no viene Papá Noel.”

Un día llegó. Yo tendría como 10 años, cuando vimos por la ventana que llegaba un gordito a dejarnos unos regalos de una bolsa roja y cuando se agacha, se le movió la barba, entonces lo reconocí, que gracioso, era mi papá.

“Ahora pasamos la Navidad también padre, con todos mis primos, en la casa de mi tía Julia en Saluda, comemos tamales con atole y con piñatas,” contó.

Elizabeth Restrepo, recuerda: “En Medellín, el aguinaldo nos lo dejaban en la cama, no en el árbol como hacen acá y los trae el niño Jesús, no Santa”

Luego nos despertaban a las doce y a jugar con el traído (regalos) y los grandes a quemar polvora y a brillar baldosa (bailar), continúa. Mataban marrano, hacían morcilla, natilla y buñuelos.

“La parranda sigue el 25 y por ahí, a las 2 ó 3 de la tarde, se montan sancochos en leña en las calles y come todo el mundo, porque ese día todos son amigos de todos, es decir, llegue quien llegue, con todos se comparte y después a pasar guayabo (resaca) y ahí sí, a dormir el 25, como a las 7 u 8 de la noche, los que aguanten hasta esa hora”

Acá, la pasamos en casa y recibimos a quien quiera llegar, para seguir con las tradiciones de mi Medellín.

Por Rossy Bedoya

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com