editor@latinonewspaper.net | 28-Sep-2021 05:03:27 pm

LOS SUEÑOS SI SE HACEN REALIDAD DICE JACINTO REYES

ES UNA VIDA SACRIFICADA PERO ME GUSTA

Escrito el 07 Dic 2006
Comment: Off
Greenville, SC.- “Cuando llegué de mi pueblo, de Tampico, Tamulipas, en 1986 me tocó pasar por muchas cosas para salir adelante” dice Jacinto Reyes.

Mi primer trabajo fue de lavaplatos, luego mesero, me tocó pasar incluso malos tratos y solo tenía que agachar la cabeza, dice.

“De chiquito le dije a mi papá que mi sueño era volar un avión, éramos muy pobres. Acá en EEUU, empecé a estudiar aviación. Luego de dos semanas de fallecer mi padre, hice mi primer vuelo, solo”.

Pero económicamente, no pudo terminar, por eso siguió con los restaurantes que era algo que le encantaba, al punto de soñar con tener su propio restaurante.

“Un restaurante, donde tanto los empleados como los clientes se sientan muy cómodos” pensaba.

Es así como luego, el producto de tantos años de trabajo, los invierte junto con otro socio, en un restuarante Mr Salsa, en Woodruff Rd.

“En realidad, no salió todo como yo esperaba” dice con humildad.

Luego vendría un pequeño local, en Greer, a un lado de WalMart.

“La labor del restaurantero, es muy sacrificada,” dice. “Acá no hay hay sábados, domingos, feriados, pero para


mí, este trabajo, es un placer, me encanta lo que hago, atender a la gente, cocinarles, eso me hace muy feliz”.

Tiene esposa y tres hijos, a los que extraña mucho porque viven en Atlanta, cuidando unas propiedades.

Yo soñé un día con tener un restaurante que yo lo diseñara, y ya ve.

Un elegante restaurante mexicano, ubicado en la Wade Hampton Blvd, en Taylor, emerge imponente.

Es el tercer local de Mr Salsa. “Acá, hasta los muebles llevan impreso el nombre del restaurante, los acabados son de primera y la atención del personal es de lo mejor, porque así es como son tratados los empleados”.

Siempre veo a las grandes compañías como ejemplo, afirma Reyes.

También veo la importancia de la publicidad, mire, la Coca-Cola, la Budweiser, aunque no necesitan, saben que sin publicidad esa compañía muere, porque derrepente es fácil subir, pero lo difícil es mantenerse.

Mi hijo menor, al parecer heredó estas dotes, desde pequeño se involucró en el negocio y hasta nos plantea decisiones. Se me hace que será un gran restaurantero.

El primer paso para lograr algo, es empezar a soñar, porque los sueños, si pueden ser una realidad.

Por Rossy Bedoya, Reportera

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com