editor@latinonewspaper.net | 13-Dec-2019 04:13:39 pm

FRACASADA

Hablando con uno de mis hermanos, salió en la conversación el tema del fracaso.
El me dió a entender que yo he tenido muchas oportunidades y las he desaprovechado.
Desde que hablamos quede con mucha tristeza, porque el conoce toda mi vida y en el fondo de mi corazón quedo grabada la palabra “Soy fracasada”.
Recordaba todas las oportunidades en mi país y aquí y como las he dejado pasar.
Aun recuerdo las luchas que he tenido que librar en este país y como la gente no permite que alguien pueda triunfar y ni siquiera es exacta esa palabra, simplemente poder lograr realizar las aspiraciones de cada uno en su nivel.
Aún recuerdo cuando llegue y comencé a estudiar inglés, había una señora que llevaba muchos años aquí y me decía con los dientes apretados, usted no es nadie aquí, habrá estudiado en su país, pero aquí no es nadie.
Y así me sentía, nadie.
Leyendo en el diccionario encontré que fracaso significaba Falta de éxito o resultado adverso.
No tener éxito.
Frustrarse, tener resultado adverso, no llegar a buen fin.
Y me di cuenta que realmente no he alcanzado fama, ni dinero pero mis satisfacciones son muchas en otros niveles.
No soy la mujer de éxito que el mundo dice pero soy la mujer de éxito para mis hijas y mi esposo.
Que mayor éxito puedo querer que el poder devolver a Dios dos

personas que el me encargo un día, criadas con valores, y sobre todo dejando de depender de mi, para depender de Dios.
Escuchando durante dos días en Bi-LO Center a Anna Graham la hija de un gran evangelista llamado Billy Graham, ella decía: ustedes y yo somos fracasadas, pero Dios tomo nuestros fracasos para transformarlos.
Y eso es cierto he fracasado en muchas cosas, he dejado de hacer otras tantas, pero me he enfocado en donde quiero estar y es en mi familia.
No se cual ira a ser el futuro de mis hijas, ellas tendrán que tomar sus decisiones algún día, pero se que podrán decir que tuvieron un hogar donde las respetaron, amaron y escucharon.
Y esa será mi corona, lo demás vendrá por añadidura.
De que me valdría ser reconocida en la comunidad si mi vida personal es un desastre, para que quiero que la gente diga: tan trabajadora, que mansión que tiene, sino hay quien viva ahí.
Vivo humildemente, pero no me falta nada, tengo a Dios y si el esta conmigo quien contra mi.
El me ha enseñado a tener contentamiento y a valorar a las personas que me rodean.
El éxito o el fracaso lo medimos por el trabajo o lo que se obtiene, pero si hemos fracasado con la familia lo demás no tiene importancia.
Después de darme cuenta lo valiosa que soy para Dios y mi familia puedo tomar aire y decir: sigo adelante porque Dios va a tomar mis fracasos para volverlos útiles a El.

Dra. Flor Maria Puyo
Acerca del Autor
Con Usted
Newsletter Powered By : XYZScripts.com