HIROSHIMA CONMEMORÓ EL 64 ANIVERSARIO DE BOMBA ATÓMICA

TOKIO, Japón, Fuente: EFE.- El alcalde de Hiroshima, Tadatoshi Akiba, instó este jueves a la abolición global de las armas nucleares durante la ceremonia de conmemoración del 64 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica en esta ciudad del sur de Japón.

"Apoyamos al presidente Barack Obama y tenemos la responsabilidad moral de abolir las armas nucleares", dijo Akiba frente a las miles de personas congregadas en el Parque de la Paz de Hiroshima, según la agencia local de noticias Kyodo.

"Por esto, nos autodenominamos a nosotros y a la mayoría del resto del mundo como 'Obamayoría', e instamos a unir las fuerzas para eliminar las armas nucleares para 2020", dijo el japonés, que es además presidente de la asociación Alcaldes por la Paz.

"El daño de este tipo de acontecimientos está vivo y se transmite de padres a hijos. Queremos recordar a toda la gente que ha perdido la vida de la manera más indignante", dijo Josep Mayoral, alcalde de Granollers, (ciudad Catalana) participante del evento.

Alcaldes por la Paz, que cuenta con la participación de más de 3 mil ciudades de 134 países -entre ellas 211 localidades españolas y 55 latinoamericanas-, pretenden conseguir un mundo libre de armas nucleares para 2020.

Durante la ceremonia de conmemoración, se guardó un minuto

de silencio a las 8.15 de la mañana hora local (23.15 GMT del miércoles), la misma hora en que tal día como hoy hace 64 años Estados Unidos lanzaba bomba atómica sobre la población civil, causando la muerte de cerca de 140 mil personas al finales de 1945.

No obstante esta cifra ha ido ascendiendo hasta superar actualmente los 258 mil 300, debido a enfermedades causadas por la radiación.

El primer ministro japonés, Taro Aso, participó en esta ceremonia y posteriormente firmó un acuerdo en el que reconoce oficialmente a 306 personas que sufren enfermedades derivadas de la radiación como víctimas de las bombas nucleares, algo que las asegura medidas de alivio aún sin especificar.

Al acto asistió asimismo el nicaragüense Miguel d'Escoto Bockmann, presidente de Asamblea General de las Naciones Unidas y sacerdote católico, que pidió perdón a las víctimas de Hiroshima porque el piloto del Enola Gay que lanzó la bomba sobre la ciudad japonesa era católico.

El lanzamiento de dos bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki fue un hecho que precipitó el fin de la Segunda Guerra Mundial, y costó la vida de 240,000 personas.

Japón se rindió y la guerra terminó, pero el mundo vio nacer la inquietud eterna por la era atómica.

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com