editor@latinonewspaper.net | 30-Nov-2020 02:18:40 am

LA ALARMA CONTRA INCENDIO LES SALVA LAS VIDAS.

Gerardo Hernández narra su terrible experiencia y da un consejo sobre las alarmas de incendio.

Greenville, SC. - The Press RB. “Estábamos dormidos todos: mi esposa, mis cuatro hijos y yo pero entre sueños yo oía que pitaba la alarma. Cuando salí del cuarto, vi a uno de mis niños corriendo. Había fuego en todo el cuarto, donde dormía otro de mis hijos”, narra Gerardo Hernández, quien vive en Honea Path.
Areceli, esposa de Hernández, había ido ese día, con su niña al dentista por una cirugía. El hijo mayor de ellos gusta mucho de las velas con fragancias por lo que como siempre, prendió una. Al llegar la noche tanto los esposos como sus 4 hijos, fueron a dormir, pero el jovencito olvidó apagar la vela.
Era pasada la media noche cuando la alarma lo despertó. El fuego consumía la habitación de sus hijos y avanzaba desafiante por el resto de la traila.
“Mi hijo de 9 años estaba dormido al lado de la lumbre. Tomé un cobertor y como pude lo saqué de la casa. Mi señora salió con mi hijo. Pero mis niñas estaban en el otro cuarto dormidas. Me metí y saqué a la niña de 6 años, pero la de 12, estaba completamente noqueada con el humo. Regresé y logré sacarla”. En medio de la tragedia, Jerry su hijo mayor, marcaba el 911 para pedir auxilio, pero llegaron luego de 1 hora. En su desesperación, Gerardo tomó una manguera que tiene en la parte posterior de su traila. “Cuando llegaron los bomberos, ya estaba casi apagado”.
La Cruz Roja los ayudó inicialmente pero les tocó vivir por 3 meses, tanto en una casa de campaña como en su van donde ponían colchones, pues aunque la familia los invito a vivir con ellos, estaban lejos de sus escuelas y trabajo.
“Mi familia y amigos nos ayudaron con cosas, oraciones. Aunque lloré mucho, sé que Dios estuvo con nosotros porque ninguno murió y le doy gracias por eso. Esta fue mi experiencia y si vivimos es porque la alarma nos avisó”.
Hernández llamó al periódico Latino porque desea dar un consejo, “Padres, nunca desconecten las alarmas. Las mamás cuando cocinan y suenan las alarmas, ellas se molestan y las desconectan, pero mire, salvan vidas”.
Un consejo que es preciso para este mes de diciembre donde los incendios aumentan por sobrecarga de energía, velas o por luces usadas en mal estado.

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com