editor@latinonewspaper.net | 04-Aug-2021 07:44:04 am

LA ANTESALA DEL CIELO

Escrito el 09 Jul 2009
Comment: Off
Frente a mi casa había una residencia estudiantil. Me encantaba ir porque tenían un pequeño oratorio, una capilla acogedora, que invitaba a la contemplación.

Disfrutaba mucho estar con Jesús.

En cierta ocasión, me encontraba solo en aquella capilla, rezando. De pronto, se me acercó un sacerdote, señaló el altar profundamente emocionado, sonrió con amabilidad y me dijo: “ésta es la antesala del cielo”.

“Es verdad” reconocí, “es la antesala del cielo”.

Aquél lugar me recordaba mi infancia. Jesús siempre ha sido mi vecino. Frente a mi casa, vivían las Siervas de María, tenían también una capilla. Por las mañanas, solía cruzar la calle y visitaba a Jesús.

En mi corazón de niño, pensaba: “Allí está Jesús”. Y le quería mucho”.

No dudaba de su presencia en aquella hostia consagrada.

Tenía la certeza y experimentaba su “presencia” y su ternura. Era mi amigo. Mi gran amigo.

Hoy fui a misa y me acordé. Fue algo instantáneo. Me sentí nuevamente como el niño aquél que visitaba a Jesús.

Cada misa es para mí, un don, una gracia que se nos da, pero ésta tenía algo diferente.

Había, en la forma como el sacerdote celebró, tal dignidad. Trataba a Jesús con tanto cariño, que nos sentimos transportados. Nos llevó con su ejemplo a participar fervorosamente.

Experimenté la “presencia” amorosa de Dios y pensé: “Éste es el cielo”.

Comprendí en ese momento las palabras de Santa Teresa de Jesús: “a donde está Dios, allí es el cielo

Por: Claudio de Castro

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com