En la balanza el futuro…

Escrito el 10 Sep 2018
Comment: Off
El miércoles fue el segundo día de audiencias para la confirmación de Brett Kavanaugh para juez de la Corte Suprema de Justicia y empezó tan tumultuosa como la primera sesión el martes.
En lo que yo recuerdo, esta es la tercera nominación de más conflicto y división partidista o tribal como se dice ahora. Recuerdo dos jueces anteriores cuyas audiencias estuvieron llenas de pasión y conflictos, la del juez Robert Bork, que no fue ratificado y la del ahora Juez Clarence Thomas.
Desde la muerte del Juez Anthony Scalia el balance entre conversadores y liberales se mantenía en un casi 4-4 pero al retirarse el Juez Anthony Kennedy, un juez que se iba a uno u otro lado, surge la oportunidad para que el actual presidente de los Estados Unidos nomine su reemplazo.
Por supuesto la selección es la de un juez de extrema derecha y que antes de ser juez fue parte de la administración del Presidente George Bush.
Se libra una batalla, no solo por el futuro de Brett Kavanaugh como juez asociado de la Corte Suprema.
Más relevante es el balance entre conservadores y liberales y como se puede afectar importantes decisiones en temas como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la ley de acción afirmativa, el Obama Care o ley de salud, DACA que inevitablemente ha de llegar al mas alto tribunal de la nación! Es una audiencia de confirmación extremadamente importante no solo hoy pero por muchos años dada la juventud del más reciente nominado a la corte Suprema, Brett Kavanaugh. Importante entonces que las audiencias revelen la totalidad del pensamiento del nominado.
Ahí surge el conflicto entre las tribus.
La tribu roja (republicanos) asume una posición de “esto hay que hacerlo pronto”. Con una mayoría de un voto, la tribu roja no necesita a nadie de la tribu azul pero tampoco puede perder a nadie de su tribu.
Las audiencias debe dar la oportunidad de examinar la experiencia y pensamiento del nominado. La tribu roja dice que los 300 casos decidido por el nominado juez Kavanaugh. Por su lado la tribu azul desea examinar las opiniones del nominado más allá de la corte y los 300 casos que ha decidido.
El miércoles el presidente del Comité de Asuntos Judiciales, el republicano Chuck Grassley inició a la sesión a las 9:35 y dos minutos después ya cuatro personas en las gradas se habían levantado para gritar consignas sobre la necesidad de respetar el derecho al aborto o el acceso a la salud o para criticar lo que consideran que será una posición favorable al presidente en caso de que este tenga que responder acusaciones criminales en el futuro.
La primera pregunta la hizo el senador Grassley sobre los límites del poder presidencial, un tema en el que muchos liberales recuerdan que en el pasado el juez ha expresado su opinión de que un presidente en ejercicio no debe ser objeto de investigación civil o criminal, algo que consideran que favorece directamente a Trump, cuyo círculo es objeto de pesquisas federales y estatales.
Kavanaugh reconoció que “nadie está por encima de la ley en nuestro sistema constitucional” prefirió no responder cuando la senadora Dianne Feinstein le preguntó si un presidente puede ser citado a declarar en una investigación criminal y aseguró que no podía dar “una respuesta precisa a un (caso) hipotético que puede serme presentado (como magistrado del Supremo)”.
El candidato está muy bien preparado para evitar contestar las preguntas que pueden hacer que ciertos miembros de la tribu roja no lo apoyen.
Wilfredo León
Editor@latinonewspaper.net
Redacción de Periódico Latino

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com