editor@latinonewspaper.net | 16-Jun-2021 02:56:37 am

LA FELICIDAD DE JUGAR

Escrito el 26 Mar 2009
Comment: Off
Los futbolistas son verdaderos gladiadores de una épica lucha que busca doblegar al contrario con estrategias desequilibrantes y con ingenio creativo para dominar el balón. Son las expresiones atléticas que se basan en el talento perfeccionado por un trabajo metodológico.

Es la aplicación de una técnica para descompensar al rival y llevar el esférico al interior de un arco con tácticas de ubicación espacial privilegiada.

Para un desempeño aceptable, un buen futbolista debe cumplir con unos estrictos requisitos que le permitan optimizar su talento. Su condición ventajosa no es suficiente para alcanzar buenos logros y hacer o permitir los dorados goles. El proceso de entrenamiento para mejorar el desempeño, se asemeja a una heroica preparación, como en los buenos tiempos espartanos.

Desde el punto de vista fisiológico, el futbolista es un deportista con cualidades físicas entre las de un atleta de resistencia y las de un velocista. Los futbolistas de alto nivel cuentan con una buena capacidad aeróbica aunque no son extraordinariamente resistentes como un maratonista o un esquiador.

Sin llegar a los extremos de potencia de un corredor de 100 m, necesitan velocidad y fuerza en muchos momentos de la competición.

El fútbol es un deporte de tipo mixto, en el que se requiere resistencia para aguantar los 90 minutos que dura un partido. Pero lo que caracteriza al futbolista profesional es su capacidad para llevar a cabo acciones explosivas: carreras cortas de velocidad, saltos, fintas y desmarques rápidos. Igualmente su veloz capacidad motora de respuesta con unas hábiles extremidades inferiores.

Lo más significativo de estos deportistas es que son muy resistentes a un ritmo alto de velocidad y a una enorme carga de estrés físico. Esto les permite mantener un ritmo elevado durante bastante tiempo. Por estos motivos, la preparación física de los futbolistas no se centra únicamente en una cualidad física concreta, sino que trata de potenciar todas en conjunto. Particularmente una habilidosa actitud que les permita mantener una alta motivación para derrochar toda su energía sin escatimar gastos.

Ese es buena parte del secreto de los grandes talentos futbolísticos provenientes de regiones con poco o mediano desarrollo como africanos, brasileños o argentinos. La felicidad con que juegan.

Aquí vale recordar esta anécdota: un periodista preguntó a la teóloga alemana Dorothee Solle: "¿cómo explicaría usted a un niño lo que es la felicidad?" "No se lo explicaría", respondió, "le tiraría una pelota para que jugara".

Por Mario Echeverry

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com