La fianza de $4,000 o $28,000 depende del juez que les toque

La discreción de los jueces de inmigración, pesa en si un inmigrante pueda enfrentar su deportación en libertad.

Escrito el 02 Mar 2018
Comment: Off
Una fianza le permite a un indocumentado detenido enfrentar su deportación fuera de una prisión, tras depositar una suma de dinero en las cuentas del gobierno. Ese dinero sirve como garantía de que el inmigrante no escapará de las autoridades, pues lo
perderá si no se presenta a las audiencias.
Los inmigrantes indocumentados quedan entre la espada y la pared y a pesar de eso enfrentan el reto con optimismo refrescante. Por ejemplo, Fernando paga su sueño americano en cuotas de $700 por me, la mitad del salario que gana como bodeguero. La otra parte es lo que tienen para sobrevivir él y su familia.
En 2016 la violencia obligó a Fernando a dejar El Salvador para venir con su esposa embarazada, sin papeles, a Estados Unidos. La patrulla fronteriza los arrestó en Texas y salió libre después de pagar una fianza de $12,000 que le impuso la corte. Tuvo que pedir el dinero prestado a varios tíos y primos, solo así podía trabajar y enfrentar el proceso de deportación en libertad.
El impacto económico en las finanzas de su familia es muy pesado, especialmente porque no es la única
deuda de Fernando (nombre ficticio). También le entregó $6,000 a un coyote para cruzar la frontera y debe guardar $5,000 para el abogado que tramita su solicitud de asilo. En total debe $23,000.
Por eso, tuvo que buscar un segundo empleo en una fábrica de galletas. Ahora trabaja de 4 de la mañana a 10 de la
noche, los siete días de la semana.
“Tenemos que vivir casi esclavizados”, cuenta. Fernando es ejemplo del problema que enfrentan miles de inmigrantes cuando llegan de forma ilegal y son detenidos.
Según sea la corte donde los llevan y el juez que recibe el caso, así será la posibilidad de obtener una fianza, y el monto que deben desembolsar para pagarla.
El sistema de cortes de inmigración no tiene parámetros claros que obliguen al juez a tomar en cuenta las circunstancias o la capacidad de pago de los indocumentados cuando deciden el monto de sus fianzas.
Un análisis de 8,000 fianzas procesadas desde enero del 2016 a marzo del 2017 en cuatro ciudades con alta
presencia de inmigrantes –Miami, San Francisco, Chicago y Los Ángeles– muestra que los jueces y las cortes tienen mucho peso en poder enfrentar un proceso de deportación en libertad.
Los datos sugieren que la corte donde le dan audiencia al inmigrante tiene relación con su fianza. Mientras, en promedio, las fianzas en el centro de detención de Chicago son de $5,376, en Los Ángeles 3 casi llegan a los $17,272.
Además, están los jueces, otro factor importante que agrava la brecha en el monto de las fianzas que deben pagar los inmigrantes indocumentados. Por ejemplo de los 22 jueces analizados, Carlos Cuevas, de Chicago, es quien da las fianzas más bajas, con un promedio de $4,800, mientras que Lorraine Muñoz, una jueza de Los Ángeles da fianzas
promedio de $28,332, casi siete veces más que el monto de Cuevas. Para Emily Ryo, profesora de
Sociología y Leyes en La Universidad del Sur de California (USC), una diferencia tan grande en la fianza que le cobran a los indocumentados para salir en libertad es “inquietante y desconcertante”.
Por el contrario, Ashley Tabaddor, jueza de inmigración en Los Ángeles y presidenta de la Asociación Nacional de Jueces de Migración, considera que los resultados son normales y los atribuye a las diferencias ideológicas de los jueces y la discreción que les concede la ley.
La población inmigrante es más pobre que los nacidos en Estados Unidos. Datos del Center for Immigration Studies muestran que cada persona de un hogar inmigrante tiene un ingreso anual promedio de $14,000, mientras que nacidos en EEUU reciben $20,000 al año.
Redacción periódico el Latino

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com