editor@latinonewspaper.net | 16-Sep-2019 03:12:47 pm

La guerra comercial entre Estados Unidos y China

Afecta la Bolsa de Valores y la bolsa de todos, pero cuanto durará la guerra de gigantes económicos?

Escrito el 16 May 2019
Comment: Off
La batalla arancelaria de golpe por golpe amenaza una de las relaciones económicas vitales del mundo, y debido a su tamaño, a la economía global. En un momento en que las dos naciones deberían estar forjando reglas para los próximos 20 años, se están apuntando con un arma.

Las dos economías más grandes del mundo son sus respectivos socios comerciales principales. Casi US$ 700 mil millones en bienes fueron enviados entre China y Estados Unidos solo en 2018. Y con US$ 1,1 billones de bonos del Tesoro, China es el mayor acreedor extranjero de Estados Unidos.

Estados Unidos tiene quejas legítimas sobre las prácticas comerciales de China, y persuadir a China para que abra su mercado a los vendedores estadounidenses es un objetivo importante ahora y para el futuro.

El lunes, el Dow Jones cayó 617 puntos, o 2,4%, después de que China tomara represalias contra los aranceles anunciados la semana pasada. Beijing se comprometió a imponer impuestos más altos a los 60 mil millones de dólares en productos estadounidenses, desde algodón y partes de aviones hasta vino y maquinaria.

Los aranceles son las armas preferidas, ya que ambas partes intentan mejorar su capacidad de negociación. Los consumidores y las empresas se encuentran atrapados en el fuego cruzado. Los aranceles aumentarán los costos, confundirán las cadenas de suministro y aumentarán la incertidumbre.

La interconexión entre China y Estados Unidos ha sido impulsada en parte por millones de personas en China que han salido de la pobreza. Los clientes de China están usando su nueva riqueza para comprar más autos, iPhones y zapatillas. Esa es una oportunidad de crecimiento masivo para General Motors, Apple y Nike.

Estados Unidos envió US$ 120,3 mil millones de productos a China en 2018, por lo que el país asiático es su mercado número 3 detrás de Canadá y México, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

El auge energético de Estados Unidos hace que sea una excelente opción para ayudar a resolver el problema de contaminación de China. Estados Unidos es el exportador más rápido del mundo de gas natural licuado (LNG), un combustible más limpio que puede ayudar a los países a abandonar el carbón.

Sin embargo, las compras de China de LNG se han desacelerado durante la guerra comercial. Y esa tendencia puede continuar porque Beijing elevó el lunes los aranceles sobre el LNG del 10% al 25%.

La transición de China a una economía dirigida por el consumidor crea oportunidades enormes para las compañías extranjeras, especialmente las estadounidenses.

Gran parte del enfoque durante la guerra comercial se ha centrado en los bienes intercambiados entre ambas naciones. Pero las empresas estadounidenses ya están cobrando al prestar servicios a las masas de China, y están ansiosas por vender aún más a medida que China madura.

Al mismo tiempo, las compañías estadounidenses han confiado en China como fuente de mano de obra y piezas relativamente asequibles. Los minoristas importan mercancías de China. Apple importa iPhones ensamblados en China por fabricantes como Foxconn.

En total, Estados Unidos importó US$ 539,5 mil millones de productos de China en 2018, según la Oficina del Censo.

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com