“De la moda, lo que te acomoda”, no podrás evitarlo

Escrito el 20 Abr 2018
Comment: Off
La primavera llegó y con ella los vestidos para mitigar el calor y podemos ver que el verano se acerca y los shorts aparecen con la misma intención.Diversos estilos se pasean por las calles o diferentes lugares. Las miradas se intensifican como si fuera novedad tener dos piernas.
Te pongas la ropa que te pongas, vestidos sin mangas, con mangas, de cuello redondo, barco, en V, largos, cortos o mini. Con flores, lisos, estampados, rayas, etcétera, el ojo fugaz te mirará.No podrás evitarlo, así seas gordita, feita o hermosísima y esbelta.
Hombres, mujeres, gays, trans, o lo que sean, te observarán y criticaran de arriba a abajo en un pestañear.
En ese microsegundo, emitirán un juicio hacia tu persona sin tu haberlo solicitado y la mirada que sentirás será de aprobación o de desencanto. No lo podrás evitar.
Así es La Moda, quien se encarga de crear tendencias en el vestir, tomando como modelos los estilos de vida,
comportamiento y factores económicos de cada individuo.
Satanizada por la mayoría, claro en un mundo en donde el 79% de la población no puede darse el lujo de calzar zapatos a medida o vestir de diseñador, es obvio que se les odie por vender un estatus social que no se alcanza a comprar.
Este malestar nos afecta porque buscamos sentirnos bien. Hay miles de maneras de sentirse bien ¿para que gastar tanto?
Ya lo decía the King of Real State, de Belleza Americana, Buddy Kane, “Para tener éxito hay que proyectar una imagen de éxito” y es por eso que nos vestimos así. ¡No lo niegues! ¿Cuántas veces has ido a entrevistas en las que uno de los requisitos es Excelente Presentación? ¿Sigues Negándolo?, vas a salir y no te importa cómo te ves, total, no tienes que quedar bien con alguien, entonces, ¿para te miras en el espejo? No olvides la frase de Ricky Fitts, de la misma película,
“no subestimes nunca el poder de la negación”. Las mujeres son las más fisgonas y criticonas. A tal grado que pareciera que los hombres nos vestimos para ellas, y para formar parte de un determinado grupo social, olvidando pensar en comodidad.
“De la moda, lo que te acomoda”, es común ver chicas caminando como pollos, o cayendo al suelo, por los enormes zapatos de
tacón de más de 10 cm, o enseñando la tanga con leggins color piel.
Ya ni que decir de los escotazos con
bubbies talla 36D, o de la que con su manita espera tapar el trasero de su mini vestido al sentarse. Sin embargo, el mercado de la moda es un excelente negocio, al igual que la comida.
Y por ello, podrás encontrarte luciendo un hermosísimo vestido todo de negro, sin importarte que la temperatura este en 40 grados.
Un hipster con pantalón pitillo, gorro y una bolsa de mercado, un rocker con botas y vaqueros, treintonas disfrazadas de lolitas, Chicas Boho con top crops y su inseparable foulard, o cuarentonas que adoptan el estilo preppy para recordar su estilo colegial.
Los surfer con short, camiseta y pulsera. Los emos con su inseparable flequillo. Los scene que pintan un mechón o todo su cabello de colores estridentes, fanáticos de subir cada momento de su vida en redes sociales.
Los rave con ropa cómoda, playera de su equipo deportivo, bermuda o pantalón roto, chaquetas ajustadas. Los cosplay que literalmente se disfrazan como los personajes de Marvel que les gustan.
Hay miles de estilos, y se consideró que nunca se debe olvidar el sentido común al vestir ni omitir la comodidad, ya que si no se está confortable, estemos donde estemos, estaremos mal y de malas.
Si sigues negando como te ves, recordemos la frase de Miranda Presley, intrepretada por la versatil Meryl Streep, en El diablo viste de Prada, “Tú crees que esto no tiene nada que ver contigo. Vas a tu clóset y escoges, no sé, ese suéter viejo de color azul, por ejemplo, porque quieres decirle al mundo que te respetas demasiado como para interesarte por lo que usas”.
Pero lo que no sabes es que ese suéter no es sólo azul. No es turquesa. No es azul ultramar. Es en realidad, cerúleo.
Y además te despreocupas del hecho de que en 2002 Oscar de la Renta hizo una colección de vestidos cerúleos.
Y luego fue Yves Saint Laurent, que también, hizo chaquetas militares cerúleas. Luego, el cerúleo apareció rápidamente en las colecciones de ocho diseñadores.
Y después se fue filtrando en las tiendas departamentales para luego ir a parar a un trágico Casual Corner donde tú, sin dudas, lo sacaste de un canasto de liquidación.
No obstante, ese azul representa millones de dólares e incontables empleos y es algo cómico que pienses que tomaste una decisión que te exime de la industria de la moda cuando de hecho, estás usando un suéter seleccionado para ti por la gente de esta sala. Entre un montón de cosas. Finalmente la conclusión es que, inevitablemente, no podrás evitarlo, así es la Moda y todos estamos inmersos en ella.
Wilfredo León
Editor@latinonewspaper.net
Redacción de Periódico Latino

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com