La peor pesadilla para Trump es un grupo defensor de los derechos civiles liderado por un hispano

Escrito el 15 Mar 2017
Comment: Off
Un día después de las elecciones, Estados Unidos apenas salía de su sorpresa tras la inesperada victoria de Donald Trump cuando la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), una reconocida organización sin fines de lucro, lanzó un grito de guerra contra el nuevo presidente: “Te veremos en la corte” (“ See you in court”).

“Si el mandatario electo Trump intenta convertir sus promesas de campaña ilegales e inconstitucionales en políticas, lo veremos en la corte”, aseguró el grupo defensor de los derechos civiles en su web.

No pasó mucho tiempo antes de que ACLU cumpliera con su promesa de hacerle frente al líder republicano. A fines de enero, el presidente firmó una polémica orden ejecutiva que vetó temporalmente el ingreso al país de personas de siete países de mayoría musulmana. La medida también suspendió el programa de refugiados.

En medio del caos en muchos aeropuertos del país –con inmigrantes varados y protestas multitudinarias- ACLU logró que una jueza federal respondiera a su demanda y bloqueara parte del veto. Fue un momento clave para la organización, que adquirió una notoriedad inusitada.

Su antagonismo hacia Trump trajo aparejado una lluvia de donaciones y miembros. Desde las elecciones, ACLU ha recaudado más de $80 millones en donaciones online. A modo de comparación, en un año solían recaudar entre $3 a $4 millones online, según datos que la organización dio a Univision Noticias. El número de miembros se ha triplicado en los últimos cuatro meses, de 500,000 a 1.5 millones.

"Los efectos de la injusticia"


La proclama que ACLU lanzó el 9 de noviembre puede haber parecido apresurada, pero no lo fue. Miembros de la organización afirman que sabían a lo que se enfrentaban.

“Nadie pensaba que el presidente Trump iba a ganar las elecciones. Nosotros estábamos preparados desde el inicio porque sabíamos que las posiciones del candidato Trump, si fuesen llevadas a cabo, eran muy contrarias a nuestras posiciones sobre derechos civiles”, dijo a Univision Noticias Anthony Romero, director ejecutivo de ACLU.

Romero es el primer hispano y hombre abiertamente gay en liderar la organización con casi 100 años de historia. “Mis padres eran ciudadanos, pero aun así tenían sus dificultades en el país, con un idioma que casi no hablaban y la discriminación que mi padre enfrentaba en el trabajo”, cuenta. “Como joven me crié en el Bronx en una familia puertorriqueña con muchas personas alrededor y vimos los efectos de la injusticia. Creo que eso me dio ánimo para la carrera que estoy desempeñando ahora”.

ACLU se define como no partidista, aunque es conocida por tener una inclinación progresista. Ha participado en casos emblemáticos de la historia estadounidense como la lucha por terminar con las escuelas segregadas por raza, el movimiento de los derechos civiles y la despenalización del aborto.

Pero también defendió casos espinosos. En el año 2012, por ejemplo, sus abogados aceptaron representar al Ku Klux Klan en una demanda contra Georgia. El estado había rechazado una aplicación del grupo de supremacistas blancos de integrar el programa 'adopte una autopista' (Adopt-A-Highway), que otorga una placa en la carretera a cada participante. ACLU entendió que, desde un punto de vista legal, le estaban negado al Ku Klux Klan su derecho a la libertad de expresión.

En su página web, ACLU dice que con frecuencia le preguntan por qué ha defendido a grupos de odio como este. “Nuestra respuesta es que ACLU defiende el derecho de todos los individuos y grupos de expresar sus puntos de vista y no los puntos de vista que expresan”, argumenta.

Con Donald Trump, ha adoptado una actitud combativa nunca vista antes con presidentes anteriores. Anthony Romero dice que las posturas del presidente republicano con respecto a temas como la inmigración, los musulmanes y los derechos reproductivos representan una amenaza única para Estados Unidos.

“ACLU se fundó para momentos como este”, afirma el director ejecutivo. “La defensa de los derechos civiles y humanos en tiempos fáciles es importante, pero la defensa de estos derechos en tiempos de crisis es mucho más importante. Es por este reto, por este momento, que estamos aquí para hacer todo lo que podamos para defender los valores americanos”.

De la corte a las calles


A comienzos de marzo, la Unión Americana de Libertades Civiles celebró en una universidad local de Miami un enorme encuentro con unos 2,000 voluntarios que fue retransmitido en vivo.

Con temas como “derechos de los inmigrantes” y “qué hacer si agentes de ICE (inmigración) aparecen en tu puerta”, el grupo buscó enseñar a los voluntarios de qué manera podían colaborar en la defensa de los derechos civiles.

Fue la primera vez que ACLU llevó a cabo un taller de este tipo. Faiz Shakir, director político de la organización, dice que las polémicas medidas y declaraciones de Donald Trump han avivado el interés del público en ayudar a su organización. “Las personas quieren saber de qué manera pueden participar en ACLU, es la principal pregunta que recibo”, asegura.

Acostumbrada a librar sus luchas en la corte, ahora ACLU amplía sus redes para incorporar a la sociedad civil. “Ahora no decimos solamente: 'Te veremos en la corte'. También decimos: 'Te veremos en las calles'”, resume Shakir.

Ciudades libres


Uno de los primeros pedidos a los nuevos voluntarios de ACLU es que presionen a los oficiales locales en ciudades y pueblos de todo el país para exigirles que no colaboren con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

A fines de enero, Trump firmó una orden ejecutiva que busca debilitar a las ‘ciudades santuario’ tal como Nueva York, San Francisco o Houston, que evitan cooperar con las autoridades federales de inmigración. El decreto establece, entre otras medidas, un recorte de fondos federales a estas ciudades si continúan refugiando a indocumentados.

ACLU tomó nota de esta medida y decidió contraatacar con una campaña llamada ‘ciudades libres’. Según miembros de la organización, debido a que las ‘ciudades santuario’ no tienen una definición legal, su organización elaboró unos borradores de ordenanzas que regulan la relación que los oficiales locales deberían tener con los agentes federales de inmigración.

Los voluntarios de ACLU recibirán estos borradores y podrán pedirles a sus líderes locales que “ejecuten medidas para proteger a los inmigrantes y para que los recursos locales sean destinados solo para uso local”, dice a Univision Noticias André Segura, abogado de ACLU especializado en derechos de inmigración.

“Los oficiales locales no tienen por qué ejecutar leyes de inmigración, eso es federal”, afirma.
Univision

Wilfredo Leon
Acerca del Autor

Cima

Mauldin, SC
Agosto 21, 2017, 9:46 am
Soleado
ENE
Soleado
24°C
1 m/s
sensación térmica: 28°C
presión: 1020 mb
humedad: 88%
viento: 1 m/s ENE
Ráfagas: 1 m/s
UV-Index: 3
salida del sol: 6:54 am
puesta de sol: 8:11 pm
Previsión Agosto 22, 2017
día
Más claros que nubes
SW
Más claros que nubes
33°C
viento: 2 m/s SW
Ráfagas: 3 m/s
max. UV-Index: 10
Previsión Agosto 23, 2017
día
Parcialmente Soleado y Tormentas
WSW
Parcialmente Soleado y Tormentas
33°C
viento: 2 m/s WSW
Ráfagas: 3 m/s
max. UV-Index: 10
 

Edición Impresa

Galería

Taller de “Planeación de Eventualidades: Plan de Emergencias y Cartas Poder”

Escrito el 15 Ago 2017

Anuncian Becas de $5,290 para recién nacidos en SC.

Escrito el 22 Jun 2017

Extienden uso de licencias de Carolina del Sur

Escrito el 16 Jun 2017

El área de Charleston tiene uno de de los ambientes más limpios en EEUU

Escrito el 19 Abr 2017