editor@latinonewspaper.net | 24-Jul-2021 05:43:33 am

LA SALUD DE LOS OJOS COMIENZA CON LA PROTECCIÓN ANTISOLAR

Escrito el 04 Jun 2009
Comment: Off
Cuando se habla de trastornos provocados por los dañinos rayos solares ultravioletas, muchos los vinculan rápidamente al cáncer de la piel. Sin embargo, es importante destacar que los ojos son órganos delicados y también muy susceptibles a los rayos del Sol.

Los UV son rayos de luz invisibles y con gran energía, que le dan calor al planeta y fomentan la vida, pero también pueden ser perjudiciales por sobreexposición de determinadas partes del cuerpo.

Cuando son absorbidos por los ojos, los rayos UV pueden causar enfermedades o contribuir al empeoramiento de las ya existentes.

Uno de los efectos colaterales más comunes de la exposición excesiva a los rayos UV es el daño en la retina. Para entender el mismo, debemos conocer el papel que desempeña la retina en el ojo.

La retina es la responsable de procesar las luces y sombras que el ojo “ve” y convertir esa información en impulses eléctricos que se envían al cerebro, para formar la “fotografía” de lo que tenemos frente a nosotros.

O sea, que la retina es como una especie de película dentro de una cámara. La mácula es la parte más sensible de retina, y se encarga de conformar la visión detallada que apreciamos. Sin mácula, las imágenes que ven nuestros ojos serían borrosas.

Cuando los rayos solares dañan los ojos, la retina corre peligro. En dependencia de los daños, la visión se vuelve borrosa o deformada, e incluso puede perderse completamente.

Los daños en la retina no son las únicas consecuencias de la exposición a los rayos solares, que también pueden provocar cataratas, el resultado de la acumulación gradual de daños a las proteínas de los lentes.

Esta es la consecuencia de una exposición a los rayos UV desde temprana edad. Además, la exposición a los rayos UV puede dar como consecuencia el pterygium, o crecimiento de tejido en el blanco de los ojos, que puede perjudicar la visión.

En lo tocante al cáncer, muchos creen que el melanoma de la piel es la única reacción a los rayos UV, pero también se puede producir en los ojos, aunque en raras ocasiones.

La mejor manera de evitar daños oculares como efecto de los rayos UV es no exponerse a los mismos. Por supuesto, como esto no es posible hacerlo en todo momento, es preciso usar lentes de sol que ofrezcan al menos una protección antisolar del 95 por ciento.

Además, debe escoger un color de lentes que bloquee el 80 por ciento de la luz transmisible, aconsejan los expertos. Busque lentes que bloqueen la luz azul visible, que cubran buena parte de la zona ocular, y se ajusten bien cerca del rostro.

Un consejo de seguridad que debe cumplir al pie de la letra, especialmente cuando compre lentes de sol para los niños, es evitar los lentes ordinarios que carecen de protección contra los rayos UV.

Los lentes oscuros sin protección pueden provocar la dilatación de la pupila, y hacerla más susceptible a los daños por radiación UV.

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com