editor@latinonewspaper.net | 29-Nov-2020 11:56:05 am

‘LA VIGILANCIA NO DETENDRÁ FLUJO DE MIGRANTES’

NOGALES/AP— En la década de 1990, el incremento en la vigilancia policial y la colocación de cercas de metal corrugado y mallas de alambre redujeron drásticamente los cruces ilegales en California y Texas.

En total, la inmigración ilegal a través de esos dos estados, así como Nuevo México y Arizona ha disminuido de casi 1,2 millones en el 2005 a 541.000 el año pasado, de acuerdo con la Patrulla Fronteriza. En Arizona, los cruces ilegales bajaron de 578.000 en el 2005 a casi 250.000 el año pasado, antes del reciente aumento.

Desde hace tiempo los expertos en inmigración han pronosticado que el descenso en la cantidad de cruces se revertiría a medida que la economía de Estados Unidos se recupera.

“El hecho es que, mientras exista una disparidad económica entre Estados Unidos y México y otros países latinoamericanos, la vigilancia policial, las sanciones y cualquier otra medida no detendrá el flujo de migrantes”, dijo

Charles Pope, director interino del Instituto Transfronterizo en la Universidad de San Diego. A pesar del reciente aumento en el número de cruces ilegales a Arizona, es cada vez más difícil entrar al estado ilegalmente.

Aviones de la Patrulla Fronteriza no tripulados vigilan el desierto en busca de contrabandistas de drogas y de inmigrantes. Muros de acero de 3,6 metros (12 pies) de altura separan ahora los cruces a través de Nogales, al sur de Tucson, y Agua Prieta, ubicada frente a Douglas.

El desierto en los alrededores de la aldea de Sasabe, una estación de paso para contrabandistas formada por algunas decenas de casas, es un corredor de narcotráfico empleado por el cártel de Sinaloa.

Gonzalo Altamirano, un mecánico de 19 años oriundo de Oaxaca, saltó una cerca para introducirse a Arizona desde Agua Prieta. Se entregó a las autoridades tras aguardar dos días el paso de un carro que nunca llegó.


Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com