editor@latinonewspaper.net | 21-Jan-2022 03:12:34 pm

Los precios de la gasolina y el gas natural están bajando

Escrito el 08 Dic 2021
Comment: Off

Los precios de la gasolina y el gas natural están bajando


Los estadounidenses finalmente verán algo de alivio donde más lo necesitan: en los precios de la energía que estaban al alza, la gasolina y el gas natural.

Los precios en las gasolineras están disminuyendo. El precio medio nacional del galón de gasolina normal cayó el martes a un mínimo de siete semanas de US$ 3,35 el galón, según la AAA.

Los costos de calefacción de los hogares este invierno también están mejorando significativamente. Los futuros del gas natural se han reducido casi a la mitad en los últimos dos meses. El gas natural se desplomó más de un 11% el lunes, su peor día en casi tres años.

El temor por los precios de la energía es una de las principales causas por las que la inflación alcanzó su máximo en 31 años. El enfriamiento de los precios de la energía, si perdura, podría aliviar la presión inflacionista sobre la economía estadounidense e inspirar confianza a los consumidores desanimados.

"Esto va a ayudar considerablemente a los consumidores", dijo Robert Yawger, director de futuros energéticos de Mizuho Securities, refiriéndose a la caída de los futuros del gas natural.

Los precios en las gasolineras empezaron a estabilizarse cuando comenzaron los rumores de que el gobierno de Biden intervendría en los mercados energéticos.

Para cuando el presidente Joe Biden anunció el 23 de noviembre la mayor liberación de la Reserva Estratégica de Petróleo en el marco de una liberación coordinada con otros países, los precios del petróleo estaban un 10% por debajo de su máximo.

Los precios de la gasolina, que se mueven con retraso, empezaron a bajar poco después. Sí, los precios en las gasolineras siguen siendo altos. La gasolina normal cuesta ahora US$ 3,35 el galón, frente a los US$ 2,16 de hace un año. Pero por fin han dejado de subir.

Tras meses de críticas por la elevada inflación, y los altos precios de la energía en particular, la Casa Blanca aplaude el cambio de rumbo.

Biden expresó la semana pasada su esperanza de que los precios de la gasolina bajen.

"Estos ahorros están empezando a llegar a los estadounidenses, y deberían aumentar en las próximas semanas. Y no puede ocurrir lo suficientemente rápido", dijo Biden.

Por supuesto, la intervención de Estados Unidos en los mercados energéticos es solo una parte.

La otra parte es más siniestra: los precios del petróleo sufrieron un fuerte golpe después de que la aparición de la variante ómicron del coronavirus desatara el temor a una menor demanda de gasolina, combustible para aviones y gasóleo. El crudo tuvo su mayor desplome desde abril de 2020 durante el llamado “Black Friday”.

En los últimos días, los precios del petróleo han repuntado, junto con el mercado bursátil, ya que Wall Street reacciona a las pruebas anecdóticas que sugieren que los síntomas producidos por la variante ómicron han sido leves.

El crudo subió casi un 5% el martes, hasta US$ 72,80 el barril. Esto significa un aumento del 10% desde el viernes y sugiere que el alivio en la gasolinera podría ser efímero.

El gas natural se desploma

Por su parte, el gas natural sigue al alza según los niveles del año pasado, pero se ha enfriado considerablemente en las últimas semanas.

A principios de octubre, el gas natural alcanzó los US$ 6,47 por millón de unidades térmicas británicas (BTU, por sus siglas en inglés). Ese fue el nivel más alto desde febrero de 2014.

Pero ese repunte se ha revertido por completo. El gas natural cayó un 11,5% el lunes, su peor día desde enero de 2019, hasta los US$ 3,66 por millón de BTU. Ese es el nivel más bajo desde el 15 de julio.

El gas natural recibió un impulso a la baja en parte por el hecho de que las temperaturas en todo Estados Unidos han sido más cálidas de lo habitual. Eso ha aliviado la demanda de gas natural, la forma más común de calentar los hogares.

"El comienzo del invierno, más cálido de lo normal, ha aliviado las preocupaciones", dijo Christopher Louney, vicepresidente de estrategia global de materias primas de RBC Capital Markets.

Temores de escasez exagerados

Las temperaturas más cálidas también han contribuido a aumentar los inventarios de gas natural, reduciendo los temores de que los niveles de almacenamiento puedan caer a niveles alarmantemente bajos.

"Estados Unidos no se va a quedar sin gas natural. Hay un amplio suministro", afirma Rob Thummel, gestor de carteras de la empresa de inversión en energía TortoiseEcofin. "Podríamos hacer frente a una ola de frío bastante extrema y seguir teniendo un suministro adecuado".

Los temores de escasez en el frente del gas natural eran exagerados, sobre todo teniendo en cuenta que Estados Unidos es el mayor productor de gas del planeta. Y la producción de gas natural ha aumentado, lo que ha contribuido a reducir aún más los precios.

A diferencia de Europa, Estados Unidos produce suficiente gas natural en su territorio como para poder exportar todos los días cantidades significativas al extranjero en forma de GNL, o gas natural licuado.

En todo caso, el mercado del gas natural ha pasado de preocuparse por la escasez a inquietarse por el exceso de oferta.

Los diferenciales del mercado de futuros "advierten que nos estamos acercando a un exceso de oferta. Es un gran problema", afirma Yawger, de Mizuho.

Por supuesto, es demasiado pronto para dar la señal de alarma en el frente de la calefacción doméstica. El invierno ni siquiera ha comenzado oficialmente y las temperaturas muy frías de las próximas semanas y meses podrían provocar un repunte de los futuros del gas natural.

Pero, por el momento, el mercado de la energía ofrece un rayo de esperanza a las familias estadounidenses cansadas de la inflación.

 

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com