editor@latinonewspaper.net | 07-May-2021 08:57:55 am

MARCHA PRO REFORMA TERMINA EN VIOLENCIA

Varios heridos y arrestados tras la acción policial en el parque MacArthur

Escrito el 03 May 2007
Comment: Off
Los disparos con balas de goma callaron ayer los gritos del "sí se puede".

Agentes antimotines del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) intervinieron en el parque MacArthur para dispersar a manifestantes que participaban en una de las marchas pro reforma de inmigración que realizaron en la ciudad.

Mike López, portavoz del LAPD, dijo que una media docena de jóvenes rodearon una patrulla y empezaron a "portarse mal".

El oficial a cargo de la unidad pidió apoyo, dijo López, y para cuando llegaron decenas de agentes, otros jóvenes empezaron a lanzar botellas.

El grupo antimotines dispersó a los manifestantes disparando balas de goma.

Pero, a juicio de Angélica Salas, directora de CHIRLA, uno de los grupos organizadores de la marcha, la policía actuó de manera inaceptable.

"Siento que la policía en vez de controlar la situación la hizo peor", dijo Salas aún con la voz temblorosa por la tensión que vivió como testigo.

"Había gente corriendo con sus hijos, gente incapacitada, en muletas. La policía, en vez de sacar a la gente que estaba provocando los problemas, nos la echaron encima", mencionó.

"Se les olvidó que había niños, la mayoría de la gente estaba en paz. Vi a personas de la prensa que las arrastraron, fue una respuesta sumamente violenta a la situación", dijo Salas, quien tuvo que ayudar a una señora que corría llevando a su hija en carriola.

Testigos indicaron que jóvenes anarquistas que se tapaban el rostro con pañuelos, y vestidos de negro, provocaron la situación.

Salas dijo que desde el estrado observó que se estaban generando problemas sobre la calle Alvarado y Séptima, y le dijo a la gente que se fuera.

"Pudimos sacar a la mayoría de la gente antes de los disturbios, pero a la policía se le olvidó que había familias", comentó. La marcha vespertina se inició en la esquina de las calles Tercera y Vermont. Los organizadores de la protesta no consiguieron permiso para marchar por la calzada y, a pesar de la multitud, la policía sólo permitió que caminaran por una de las aceras.

Conforme más gente se sumaba al contingente, en la intersección de la Olympic y Alvarado, los uniformados tuvieron que abrir paso por los carriles de circulación vehicular hasta el parque MacArthur.

Hasta el cierre de esta edición, el LAPD no ofreció datos sobre la participación en la segunda marcha, pero los organizadores calcularon asistencia de entre 10 mil y 15 mil personas.

Anoche, representantes de la Coalición Somos América, convocaron a una conferencia de prensa para denunciar lo que consideraron abuso excesivo y desproporcionado por parte del LAPD, así como la utilización de gases lacrimógenos y balas de goma en contra de la multitud, donde había niños, ancianos, mujeres, familias enteras.

Al mediodía comenzó la primera de las marchas en medio de un ambiente festivo, donde las pancartas, los coros y las consignas de la gente exigían una reforma migratoria que permita la legalización de millones de indocumentados en Estados Unidos.

Como lo hacía de manera divertida un señor que en su camiseta llevaba estampada la frase: "Estamos de regreso, 1 de mayo".

"En realidad siempre hemos estado aquí", rectificaba el hombre que llevaba un cartel con la caricatura de un George W. Bush de enorme nariz, a quien bautizaba "Pino-George".

"Porque es un mentiroso, le crece la nariz como a Pinocho", explicaba el señor en su dibujo, que simulaba un discurso del Presidente que decía: "Les prometo una reforma migratoria justa, bla, bla, bla".

Pero esa alegría, ese ritmo festivo que se disfrutaba durante la marcha cívica, dio paso a la violencia en MacArthur que cerró la jornada de manifestaciones por la reforma a las leyes de inmigración.

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com