editor@latinonewspaper.net | 06-Dec-2021 06:07:09 pm

Medidas a tomar después de recibir quimioterapia y radioterapia

De no eliminarse las toxinas hay probabilidad de desarrollar un cáncer secundario

Escrito el 23 Nov 2015
Comment: Off
Las festividades están acercándose y muy pronto estaremos rodeados de deliciosos y embriagantes sabores. Para quienes han recibido recientemente quimioterapia y radiación  ceder a esos placeres se convierte en una presión abrumadora. Es fácil olvidarse de lo que acabamos de vivir.

Pensé, qué tipo de información podría proporcionarles para contribuir en su beneficio o por lo menos hacerles reflexionar sobre cómo hay que cuidarse después de recibir quimioterapia y radiación.

Ningún centro médico nos manda a nuestras casas luego del tratamiento con un manual de instrucciones; tampoco te dicen, si quedas en remisión, que vayas a casa y cuides tu salud aún más. Nadie te dice que después de este tratamiento quizás puedas desarrollar otro tipo de cáncer secundario debido a que algunos de los órganos como el hígado, el riñón y el pulmón han sido afectados con medicamentos extremadamente tóxicos; por esta razón y luego de recibir una nota que dice que “después de enfrentarse y ganar la lucha contra el cáncer, finalmente mueren por la toxicidad del tratamiento farmacológico”; decidí escribir este artículo.

Es desgarrador para mí este testimonio y me reprocho por no publicar a tiempo más artículos como este, enfatizando la importancia del proceso posterior. Se trata de la desintoxicación diaria,  una fase larga ya que cada día que pasa hay que trabajar en rehabilitar los órganos que quedan afectados después de un evento tan dramático como es el tratamiento químico.

Cualquier oncólogo consciente puede corroborar que el hígado y el riñón son los órganos que quedan más afectados después de un tratamiento oncológico ya que esos órganos son los que nos ayudan a filtrar toda materia toxica producto del tratamiento y que queda en nuestro organismo.

La naturaleza es maravillosa y nos provee plantas que muchas personas descalificarían para este tipo de tratamientos por su simplicidad. Una de estas es el tomillo. Las abuelas preparaban té con esta planta por sus poderes expectorantes y capacidad de limpiar los pulmones. También tenemos la cebolla que es diurética y antibiótica, los ajos son antisépticos, depurativos y mejoran la circulación, los baños de sal son excelentes para desintoxicar, los romanos ya lo sabían, no es nada nuevo. Como dicen las abuelas ya todo está inventado… Estas son cosas tan sencillas que de pronto no creemos que sean capaces de ayudarnos a remover toxinas del cuerpo y sin ningún efecto secundario, pero es así.

En la búsqueda de curar el cuerpo lo primero que hay que hacer es limpiar el intestino. Quizás nos parezca un poco escatológico, pero si entendemos que debemos cambiar los filtros de los carros, ¿por qué no entendemos que de la misma forma tenemos que limpiar nuestros propios filtros para que nos mantengan saludables? Hay una frase que nunca olvidé del doctor Bernard Jensen, él decía “la muerte comienza por el colon” y que tanto sentido tiene. Hay personas que pasan días sin desechar materias fecales y no lo encuentran extraño, sin embargo padecen de  inflamaciones, dolores de cabeza, dolores musculares y nunca se detienen a pensar que quizás se deba a todas esas toxinas y bacterias de materia fecal acumulada por varios días. Pensemos en eso, son desechos…es más que sentido común. Conocí a un oncólogo durante mi visita a Puerto Rico y me decía que nos hemos olvido de uno de los sentidos más importante que es el SENTIDO COMÚN.

Mi recomendación es que si han pasado por tratamientos de quimioterapia, radiación o cualquier cirugía mayor, deben asegúrese de hacer los cambios necesarios para que su recuperación sea más rápida y continuar adoptando un estilo de vida más saludable hasta que se haya construido un sistema inmune lo suficientemente fuerte como para enfrentar cualquier cosa que la vida nos depare. Y para las personas sanas es muy importante adoptar este estilo de vida como PREVENCIÓN, es mejor evitar que curar. Espero que no tomen esta información como trágica o de una manera negativa.

Sé que es difícil mantener un estilo de vida saludable y como dice Draco: “a veces es un poco aburrido comer siempre saludable. Sin embargo, cuando nuestras vidas dependen de ello creo que somos capaces de encontrarle el gusto”.

Han pasado 27 años desde mi diagnóstico de cáncer y todavía estoy disfrutando el milagro de estar viva. Le doy gracias todos los días a Dios, pero también lo atribuyo al estilo de vida saludable que asumí desde entonces y a la organización de mis prioridades en la vida.

Las festividades son épocas hermosas pero las disfrutamos mejor cuando nos sentimos bien y gozamos de buena salud.

¡Un abrazo muy fuerte y recuerden sin Dios no hay milagro!

RECETAS:

Baños de sal

½ libra de la mejor sal que puedan encontrar.

Llenar la bañera con agua tibia

Quedarse en la bañera por lo menos 30 minutos

Lo más caliente que se pueda aguantar el agua  será lo mejor.  Sin embargo. tener precaución  dependiendo del estado de salud de cada uno. También tomar agua durante el tiempo que estén en el bañera.

Té de tomillo

8  ramitas de tomillo

2 tazas de agua caliente

Hervir el aguan junto con tomillo por 5 minutos y dejar reposar por otros cinco minutos. Tomarlo 3 veces al día por una semana.

Nota del Editor:

La autora de este artículo es Nena Niessen, nutricionista nicaragüense establecida en California, con más de 20 años de experiencia. Superó el cáncer en dos ocasiones y realiza consultas en las que orienta sobre los alimentos que deben comer preventivamente, durante y posteriormente un tratamiento de cáncer y otras enfermedades. Es autora del libro “Cures from the Kitchen” y recientemente co-escribió junto a Draco Rosa, “El secreto de la vida a base de plantas”
El Nuevo Día

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com