editor@latinonewspaper.net | 06-May-2021 08:56:00 am

MEXICANOS RECUERDAN GRITO DE INDEPENDENCIA

Escrito el 20 Sep 2007
Comment: Off
Greenville, SC.- La comunidad mexicana está de fiesta. El 15 septiembre, festejaron como cada año el Grito de la Independencia.

El no estar en su tierra, no dificulta que cada quien, con su familia, amigos, fuera o dentro de casa, haya festejado el tradicional evento patrio.

LATINO, entró en la intimidad de una sencilla familia mexicana, los Ramírez Soto, para disfrutar con ellos, acerca de sus remembranzas, sus añoranzas y festejos en este día.

“Huy, en este día se recuerdan tantas cosas, especialmente cuando íbamos al grito” dice la dueña de casa.

Nativos de Oaxaca, ellos recuerdan: “El grito, lo celebrábamos en el municipio de Valle Nacional, cerca de las 11pm e iban todas las familias”.

Es una ceremonia muy emotiva. El presidente municipal, agarra la bandera y grita ¡Viva México!, y nombra a los héroes de la Independencia.

En casa, se celebra con el pozole, el mole, las panzitas, las tostadas. Un buen brindis con tekila y los niños toman agua de horchata o de jamaica.

La gente se viste como china poblana, como aldeana, con vestidos con flores y las niñas se visten de “Adelitas,” con trenzas muy largas y se baila mucho el Jarabe Tapatío.

Para Raúl Blanco Jarquín, del Istmo de Tehuantepec: “Son recuerdos tan bonitos. El 15 de septiembre nos preparaban para hacer un desfile”

Esto, era con maromas acrobáticas,

para atraer la atención de las personas.

A los niños se les disfraza como Pancho Villa, Emiliano Zapata, etc y se les pinta con carbón los bigotes.

Se les coloca armas de madera, un paliacate rojo (pañuelo) en el cuello, un sombrero típico mexicano, pantalón y camisa de manta, guarachos o zapatos.

Los señores adultos, también marchan con el presidente policial con músicos tocando por varios lados.

Las carretas jaladas por bueyes se adornan con globos y ahí van las “Adelitas,” como en un corzo.

Comemos posole, pero también las garnachas, las empanadas, las flautas, guaraches y mucha comida típica.

En mi región, luego del grito, se dan las doce campanadas, con cuetes y fuegos artificiales. Hay quienes disparan balazos desde sus casas.

Luego vienen los bailables, que son danzas típicas mexicanas.

Acá es diferente, lo que si, a la mera hora, todos gritamos. No salimos, porque en verdad, estamos tristes, lejos de nuestro país y extrañamos nuestras costumbres, nuestra cultura y sobretodo nuestras familias, pero estamos aquí por una necesidad.

Para Amalia Reyes, de Acayucan, Veracruz, recuerda la emoción de sentir el grito, el convivir esos momentos con la familia. Me gustaba ir a la ciudad a ver al presidente y comer gorditas, empanadas y en dulces, los de calabazas y de coco e ir a misa para agradecer a Dios por otro año en paz.

Por Rossy Bedoya, Reportera

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com