editor@latinonewspaper.net | 07-May-2021 03:12:13 pm

MI TESTIMONIO

Escrito el 11 Mar 2010
Comment: Off
Tengo que escribir y decir mi testimonio para el 9 de Abril de este año.
Tengo que decir lo que Dios ha hecho en mi vida y exponerlo al lado de otras mujeres de diferentes países.
Al pensar en mi vida, le doy gracias a Dios, que un día cambio mi corazón y me permitió darme cuenta que no todo es normal como el mundo quiere que pensemos.
Dios, me enseño que debe dolerme en el alma cuando un matrimonio, una familia se acaba, cuando los hijos comienzan a rodar de relación en relación, según la inestabilidad emocional de los padres.
Hace poco veía a un padrastro maltratando verbalmente a unos niños y mi corazón se arrugaba de pensar en el padre que los dejo por vivir una aventura y como los había dejado a la deriva. Niños que no entienden porque.
Dios quito de mi vocabulario la palabra divorcio, antes de casarme pensaba al igual que las personas que me rodeaban, que el matrimonio era una lotería y si la otra persona actuaba como yo deseaba o satisfacía todas mis necesidades podríamos mantenernos por muchos años y si no, la fila de admiradores siempre estaría esperando.
Somos tan egocéntricos que siempre escucho decir ¡y que de mi! sin
pensar de que vale decir ¡lo logre! si he arruinado la vida de mis seres queridos.
En mi testimonio voy a tener que decir como siento total libertad en mi vida. Ya no estoy amarrada a un horóscopo o a una herradura o mata de sábila, licor, cigarrillo, adicción a las compras o a cualquier cosa, animal o persona que pueda esclavizarme.
Pienso, ¿en donde estaría ahora? si en el año 1996 me hubiera negado al regalo que Dios me estaba ofreciendo.
Ahora puedo decir que valió la pena, mi vida anterior era vacía, sin compromisos, solo vivía al día y pensaba que si me sentía a gusto haciendo lo que hacia, lo demás no importaba.
Mi vida era rodeada de gente intelectual que solo se centraba en cada uno y en la búsqueda de realizar sus propias aspiraciones.
Recuerdo reunirme en un sitio bohemio donde llegábamos a comentar libros, tomar capuchino y se nos iban horas tratando cada uno de explicar la vida, pero en conclusión quedábamos como los políticos, palabras vacías.
El espacio se me acaba pero solo puedo decir que ¡YO Y MI CASA SERVIREMOS A DIOS!

Dra. Flor Maria Puyo
Acerca del Autor
Con Usted
Newsletter Powered By : XYZScripts.com