editor@latinonewspaper.net | 18-Sep-2021 01:02:47 am

NO ENTREGUEMOS LO QUE NOS SOBRA

Da con gratitud y generosidad

Escrito el 08 Mar 2007
Comment: Off
Greenville, SC.- “Yo voy a misa para agradecer a Dios por mi esposo y mis hijos, para pedir por mis familiares en mi país, por la salud, por el trabajo básicamente” dice Amalia Flores.

Como Flores, son muchas las familias hispanas, que acuden el fin de semana, a escuchar la palabra del Señor.

Cada sábado o domingo, es mayor la cantidad de feligreses que van a escuchar misa.

El alimento espiritual, es básico para la comunidad hispana, quien aprovecha en estrechar más la relación con Cristo, a través de las acciones y de las ofrendas.

Cuando se trata de acciones, es simplemente, siguiendo los diez mandamientos, que la Ley de Dios determina, mismos que se resumen en dos: Ama a Dios por sobre todas las cosas y Ama a tu prójimo como a tí mismo.

“En cuanto a ofrendas, creo que los hispanos somos muy roñosos para compartir. No salimos de un ridículo dólar” dice riendo Flores.

La iglesia invita a los católicos a compartir, a ayunar, a abstenerse en esta segunda semana de cuaresma.

“Da con gratitud y generosidad, así como Dios con amor y generosidad es bueno con nosotros” recuerda el Párroco Filemón Juya, de la iglesia católica hispana de Columbia.

Así, lo ejemplariza el Padre Alberto,

desde Miami, en la homilía del domingo último: “Un día encontró Dios a un hombre pobre y le dijo: No quiero que seas más pobre, yo te ayudaré”

Y sacando Dios de una bolsa, tres manzanas, le dijo: “Mira, con estas tres manzanas, podrás conseguir casa, comida y ropa. El hombre le agradeció”

Luego puso Dios, tres manzanas más y le dijo “Ten tres manzanas más, con estas lograrás tener medias, ropa interior, utencilios para tu casa y un buen trabajo. El hombre le agradeció”

Luego, le entregó el Señor tres manzanas más y le dijo” Con estas tres, tu tendrás una buena troca, tus platillos favoritos, hermosos paseos, viajes y hasta podras comprarte un BMW o una Hummert, si lo deseas. El hombre le agradeció”

Entonces, le entregó Dios una última manzana, y le dijo: “Esta no te la doy, pero te la presto, porque es mía”

El hombre vió la manzana hermosa y apetitosa y la deseó y se la comió. Cuando llegó Dios, le entregó lo que sobró de su manzana, la basura.

No hay que entregar las sobras al Señor.

Hay que dar con amor y alegría, con generosidad y agradecimiento de corazón, las ofrendas que se usarán, para el servicio de su iglesia.




Por Rossy Bedoya, Reportera

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com