editor@latinonewspaper.net | 18-Sep-2021 04:36:21 am

NO ESTAS SOLO

Filipenses 4:6-7 Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Escrito el 01 May 2008
Comment: Off
Una mañana, en esta fecha, aproximadamente a las 6:30 am, ya levantada, me preparé un té, estaba frío, oscuro, pero hermoso, porque esa mañana la había hecho mi padre celestial y me amaneció, me convenció de mi pecado que me estaba haciendo mal.

Me dirijí a una ventana de un patio cerrado, y ahí contemplaba la luna, su luz, las estrellas y comenzé a orar, a clamar, a llorar, casi a gemir, para que Dios me escuchara. En ese preciso momento que estaba orando, tomando un té y fumando (mi mal) pasó por mi cuerpo algo nunca había vivido, fue como un rayo que recorrió todo mi ser interior, quizás lo sentí por un segundo, fue de los pies a la cabeza muy punzante. Entonces quedé por un instante paralizada, en mi mano izquierda estaba el cigarro prendido y en la otra mi té, sentí una inestabilidad corporal, lentamente comenzé a moverme, caminé hacia el interior de la casa y me senté en una habitación, no llamé a nadie, no me asusté, simplemente exclamé a Dios y esperé.

Sentada en el lugar, miré mis manos, ya no tenía el té y había dejado el cigarro, entonces dí las gracias porque el malestar (que no era dolor) se iba y a mi mente vino; “Dios mío si es el cigarro que debo dejar, ayúdame”, le clamé para que él me dijera cómo hacer, pero si era eso, que él me enviara otra señal. Pasada las 24 horas para confirmarme que venía de parte de él, no tuve miedo repetir la escena, el mismo lugar, la misma hora y en las mismas condiciones.

Al otro día hice lo mismo, vino la señal pero no tan fuerte, porque Dios tenía un propósito con mi vida, pero sentí la misma sensación. Estos dos días fueron normales, sin dolores, ni malestares, manejé, trabajé, me iba por la mañana y regresaba por la noche. El segundo día al salir de mi primer trabajo, me dirijí a una tienda, entré a caminar en ella por otra góndola que no era lo que yo estaba buscando, era una parte donde ponen todo en especial (bajos precios) y ví una casita que tenía escrito bien grande 7 DIAS, una semana, para dejar de fumar, me detuve y venía a mi mente que ese número era profético, era el número de Dios, su obra, su creación la hizo en seis días y el septimo descansó.

Pues esta era la obra que él haria en mi, entonces no compré.Lo primero que hice fue entregarme en sus manos, un viernes próximo fuí a la oración que congrebaban los hermanos para orar por las necesidades y puse en medio de mis hermanos ese tratamiento el cual mi padre me había dado, oramos fervientemente, los hermanos me dieron su apoyo, inclusive números telefónicos por si precisaba oración de apoyo, sin importar la hora que fuera, el asunto era ganarle la batalla al enemigo.

Llegué a casa, hice el comentario y comencé una por día. Por la gracia de Jesús, por su misericordia , la victoria fue de él. El hace los milagros, a él le debo mi vida, el honor y la gloria. Hizo en 7 días su propósito en mi vida, vencido el vicio, ya cumplí tres años en la victoria de Dios.

Hermano, éste relato es para tí que lo necesitas. Te exhorto a que leas la palabra, te entregues, ores sin cesar en todo tiempo y a toda hora sin importar las circunstancias. Yo hacía 29 años que fumaba, probé, intenté dejarlo (que por mi hia, que mi mamá, que mi condición física) sin resultados.

Dios siempre va a hablar a tu vida, solo tienes que aprender a escuchar. Dios ejerce su justicia contra el pecado, también perdona por amor a los que lo buscan.

Cuando Dios restaura tu vida, te devuelve todos los elementos que habías perdido y de los que estabas destituídos durante tu vida lejos de él (salud física, salud mental y la paz de tu corazón)

Fue una semana sin sufrimientos, con gozo en mi alma y espíritu, sin depresiones, sin ansiedad de nada, con mis manos libres para alzarlas a Dios en alabanza y clamor, por su misericordia y amor por su creación y su obra.

Te pido que leas el salmo 32 “ La dicha del Perdón”, San Mateo 5:16 / 7:7-12 “La oración y la regla de oro”, San Marcos 9:23 y 29, San Lucas 4:4 / 8:39

Una noche el espíritu me despertó (aprox 3:00 am) y me dijo que publicara las maravillas que Dios hizo en mi vida, deseo que éste llegue a tí… confía no estás solo! Gracias a Dios y al Periódico Latino bendecido en el nombre de Jesús.

Una hermana en Cristo Jesús, Iglesia Primera Asamblea de Dios

Anónimo

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com