PEOR TIROTEO DE LA HISTORIA DE EU

Masacrados 32 universitarios en VT

Un estudiante surcoreano de 23 años abrió fuego en la universidad de Virginia Tech el lunes y mató a 32 estudiantes, en lo que representa el tiroteo más mortífero dentro de un campus universitario en la historia de Estados Unidos, dejando víctimas en dos ataques separados por un par de horas de diferencia.

La peor matanza de este tipo que se haya vivido en Estados Unidos, ha relanzado el debate sobre el control a la venta y porte de armas.

En conferencia de prensa, la policía universitaria identificó al atacante como Cho Seung-Hui, de 23 años, un estudiante nativo de Corea del Sur.

Las autoridades de la universidad, confundidas por el primer tiroteo, tardaron tiempo en darse cuenta de lo que ocurría en otro edificio y emitir el alerta.

El derramamiento de sangre terminó con el suicidio del atacante, lo cual elevó el número de muertos a 33, marcando esta pintoresca comunidad con una tragedia inolvidable.

"Hoy la universidad fue golpeada por una tragedia de proporciones monumentales", dijo el rector de la universidad, Charles Steger.

"La universidad se encuentra conmocionada y de hecho aterrorizada", añadió.

El rector enfrenta varios cuestionamientos sobre el manejo de la crisis por parte de la universidad y sobre si se hizo lo suficiente para advertirles a los estudiantes y protegerlos luego del primer incidente. Algunos alumnos se quejaron de que no hubo advertencia alguna de parte de la universidad sino hasta dos horas después del primer tiroteo.

Armado con dos pistolas y con varios cargadores, el sujeto abrió fuego alrededor de las 7.15 en el cuarto piso de los dormitorios West Ambler Johnston, atacando luego el salón Norris, a unos 800 metros (media milla) de distancia, en el otro extremo del campus de 1,052 hectáreas (2,600 acres). Algunas de las puertas del salón

fueron encontradas cerradas con cadenas, al parecer por obra del atacante.

Dos personas fallecieron en los dormitorios y otras 31 en el salón Norris, entre ellos el atacante, quien se suicidó de un disparo en la cabeza. Al menos 15 personas resultaron heridas, algunas de gravedad.

Varios estudiantes saltaron por las ventanas, presas del pánico. Jóvenes y catedráticos se llevaron ellos mismos a algunos de los heridos, sin esperar a las ambulancias. Muchos quedaron atrapados detrás de las puertas cerradas con cadenas y candados.

Los estudiantes dicen que no se hizo anuncio alguno de lo ocurrido tras el primer tiroteo en el sistema de altavoces de la universidad. Muchos expresaron que se enteraron de todo en un correo electrónico que les llegó poco antes del segundo ataque.

"Creo que la universidad tiene sangre en las manos, por no actuar luego del primer incidente", dijo Billy Bason, de 18 años, quien vive en el séptimo piso de los dormitorios.

El rector Steger justificó la actuación de la universidad, al señalar que las autoridades creyeron que el tiroteo en los dormitorios se debió a una disputa doméstica, pensando que el atacante había abandonado el campus.

"No teníamos razón alguna para esperar que ocurriera algo más", dijo.

Steger destacó que la universidad cerró el dormitorio luego del primer tiroteo y decidió enviar el correo electrónico y usar otros medios para notificarle a sus miembros sobre el incidente. Sin embargo, añadió que 11 mil personas llegan al campus todas las mañanas, por lo que resultaba difícil comunicarse.

Agregó que antes de que el correo fuera enviado, la universidad telefoneó a los encargados de los dormitorios para informarles lo ocurrido y mandó gente de puerta en puerta para informar de lo ocurrido. Se le advirtió a los estudiantes que permanecieran en sus habitaciones y lejos de las ventanas.

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com