editor@latinonewspaper.net | 24-Sep-2021 07:27:39 am

Que las asignaciones escolares no te quiten la paz

Una maestra de escuela primaria ofrece 10 consejos para que el proceso de estudio en el hogar sea más llevadero

Escrito el 01 Sep 2015
Comment: Off
Durante el semestre escolar las horas de la tarde pueden convertirse en una pesadilla para padres y niños que tienen que lidiar con asignaciones, exámenes y proyectos especiales. Para algunas familias, esos primeros años de escuela son muy difíciles porque carecen de hábitos de estudio o porque simplemente no son consistentes en una rutina.

Según la maestra Nysdy Santiago, quien por los pasados 22 años se ha dedicado a la educación en grados primarios, este periodo del día no tiene por qué ser uno estresante si todos en el hogar ponen de su parte.

“El padre tiene que convertirse en el modelo de los niños para que el proceso de estudio luego de la escuela sea exitoso. Lo que recomiendo a los padres de mis estudiantes es lo que he hecho con mi hijo, hacer una rutina de estudios y hacer de los proyectos más grandes una actividad familiar en la que todos colaboramos”, comenta Santiago.
Para reducir el nivel de estrés durante eso primeros años escolares Santiago comparte algunos consejos que permitirán que la carga de estudio sea más llevadera.1. Organícense y establezcan prioridades en las tareas. Desde que el niño entra a kínder tiene que asumir sus responsabilidades y cuidar sus materiales. Es bueno poner una cantidad de tiempo para hacer cada tarea, tomando en cuenta las necesidades y las capacidades individuales del niño.

“Desde temprana edad hay que responsabilizar al niño en sus deberes. Hay que inculcarle el sentido de responsabilidad. A veces los papás plantean la hora de estudio como un castigo y no debe ser así”, destaca.

2. Establezcan un horario de estudio. Aun cuando no el niño no tenga tareas, aprovechen el tiempo para repasar el material que se ha dado en clase.

“Es una forma de ir creándole hábitos de estudios y así lo vas estructurando. Cuando no estés, él va a poder estudiar solo”, menciona.

3. Mantengan un balance. Si quieres que tu niño practique algún deporte, busca la manera de combinar las actividades deportivas con las escolares, sin que estas últimas se vean afectadas.

“Siempre hay que tener un balance para que el niño pueda cumplir con sus responsabilidades y recrearse”, recomienda Santiago.

4. No caigas en la tentación de hacer las tareas del niño para terminar más rápido o pasar menos trabajo. Cuando se enfrente a proyectos muy complicados involucren a toda la familia, incluyendo al niño.

“Divide las tareas de manera que el niño también tenga responsabilidades. Si le dan láminas para llevar, debes hacer que los niños pasen por la experiencia de buscarlas, cortarlas y pegarlas en la libreta. Hay tijeras que son muy seguras para los niños y que les permiten trabajar adecuadamente”, señala.

5. Establezcan metas semanales y estimula a los niños a cumplirlas. Puedes poner un cartel con las metas y colocarle caritas felices o estrellas cuando se vayan cumpliendo y así ver el progreso del estudiante.

6. Recompensa al niño por un buen trabajo. Santiago destaca que algunos padres no comparten su opinión porque ven que el menor está cumpliendo con sus responsabilidades. Sin embargo, la maestra señala que reconocer el esfuerzo y la superación es algo que sirve de estímulo positivo.

“No necesariamente tiene que ser algo material. En mi salón, la recompensa por el buen trabajo es ser el primero en la fila. Puede ser una hora extra de televisión o un rato en el parque corriendo bicicleta. A todo el mundo le gusta una felicitación por un trabajo bien hecho”, dice Santiago.

7. Estudia con tiempo. No dejes para última hora la terea de estudiar para los exámenes, pues comenzar a estudiar desde que el maestro avisa la prueba hará el proceso sea más llevadero.

“En los grados primarios siempre las maestras dan dictados, pero se supone que no sean anunciados de un día para otro. Hay que tomar en cuenta cuantos días tiene para estudiar y cuántas palabras tienen para ese dictado y dividir el material a partes iguales por cada día. De manera que si son 15 palabras y lo anuncian con tres días de anticipación, el niño pueda memorizar cinco palabras por día”, aconseja.

8. No dejen las tareas más difíciles para lo último, cuando el niño se encuentre más cansado. Empieza con las más complejas, en ese momento en que todavía tiene la mente fresca podrá salir mejor.

9. Designen un día de descanso. Puede ser la tarde del viernes o un día del fin de semana para estar libre de tareas y despejar la mente.

10. Manten una buena comunicación con los maestros. Reúnete desde el principio del semestre con ellos y déjale saber tus expectativas y las limitaciones que puedas tener en cuestión de tiempo y de recursos. Además, es un buen momento para dejarle saber si tu hijo tiene necesidades especiales y necesita acomodo razonable.


 
El Nuevo Día

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com