editor@latinonewspaper.net | 25-Feb-2021 06:16:57 am

QUIEN ENTIENDE EL FUTBOL COLOMBIANO

Escrito el 12 Mar 2009
Comment: Off
Si no hay juego, resultadísimo puro dicen los expertos, cuando analizan un partido de primer nivel en Europa. Saben, por la experiencia, sobreponerse a la adversidad, a jugar sin alegría frente a la indeclinable necesidad de triunfos. Ganar, sólo ganar, es el lema recurrente de los entrenadores, abonado por medio del esfuerzo colectivo, que no mengua a lo largo del tiempo de juego.

Cuanto quisieran los grandes, los históricos del fútbol colombiano, sumar un punto, por encima de los postulados fundamentales del buen juego, del orden y de la ambición justificada, especialmente hoy, cuando aparecen en el fondo de la tabla, luchando contra sus fantasmas, sus desordenes administrativos, la intolerancia justificada de los aficionados y las pérdidas repetidas.

Es que al observar la clasificación, nos lleva a deducir que el torneo está al revés. Y el momento marca una contravía extraña, incómoda, no sólo por la caída de los intocables y el encumbramiento de los nuevos como Chicó y Equidad que, bueno es reconocerlo, fueron campeones, al lado de América, el año pasado.

También pasa por los árbitros, enredados en sus dispares conceptos y en el embeleco tecnológico, adherido al oído, que los enloquece en pensamiento y orientación.

Son interminables las pesadillas azules, hablamos de Millonarios, y se eternizan las de Nacional, que busca soluciones en entrenadores, jugadores y directivos, sin encontrarlas. Millonarios descabeza un director técnico, para luego ratificarlo con ruido en los medios, tratando de demostrar, sin.

conseguirlo, coherencia en el manejo y sensatez en la determinación.

Por los mismos días, los últimos, Magdalena cambia de manos, porque su máximo dirigente, el de toda la vida, se ve incurso en una presunta participación delictiva, por asociarse con criminales al margen de la ley.

América también tuvo su semana de penalidades, por los escándalos derivados de la detención masiva de los herederos de los accionistas de antaño, aquellos que manejaron la institución en la época de gloria. Situación que, como caso extraño, da fortaleza institucional y deportiva, al aporreado campeón.

Dirigentes del Medellín continúan en la cárcel, sin que se les resuelva la situación jurídica, por posible lavado de activos, lo que ha producido una lógica preocupación, a pesar de que su equipo, no declina en sus aspiraciones competitivas.

El mejor partido de la penúltima fecha ingreso al entredicho legal, por la utilización de un jugador con documentos alterados, situación que más que deportiva, parece de índole penal.

Decía Maturana que el fútbol, se juega como se vive. Que podemos esperar entonces, en un país de escuchas telefónicas absurdas e impunes, de dirigentes políticos en desbandadas destructivas, donde campean odios desenfrenados.

Colombia, en el fútbol, quiere ser como el país. Los partidos no sólo se juegan en las canchas, sino que están llenos de autogoles fuera de ellas, como motor de impulso para los escándalos. Está hasta el cansancio, demostrado.

Por Mario Echevarry

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com