editor@latinonewspaper.net | 12-Dec-2019 06:06:12 am

RECUPERACIÓN

La vida es dura vivimos en un mundo imperfecto con personas imperfectas, somos dañados por otros, herimos a otros y nos herimos a nosotros mismos.
Todos necesitamos recuperarnos de alguna herida, pero necesitamos reconocer primero que no somos Dios, que somos incapaces de controlar nuestras tendencias a hacer lo malo y la vida se hace inmanejable.
La causa de nuestros problemas es que hacemos cosas que no son buenas para nosotros, respondemos de manera incorrecta cuando somos heridos o tratamos de resolver los problemas y en lugar de eso se vuelven inmanejables.
No queremos que nadie nos diga lo que es bueno o lo que es malo queremos decidir por nosotros mismos.
Esto se llama jugar a ser Dios, queremos controlar todo y mientras mas inseguros seamos, mas empeñados estamos en controlar.
¿Como jugamos a ser Dios? Negando nuestra humanidad y tratando de controlar todo por razones egoístas. Queremos ser el centro del universo.
Deseamos controlar lo que los otros piensan de mí. No queremos que nos conozcan realmente como somos.
No queremos que vean nuestro propio YO.
Tratamos de controlar otras personas: usamos muchas estrategias para manipular como: la culpa, temor, alabanzas, silencio, enojo, ira.
Tratamos de controlar los problemas usando frases como: “Lo puedo manejar, no es un problema” “no necesito ayuda, ni consejo” “Puedo dejarlo en cualquier momento, lo hare a mi manera”.
Tratamos de controlar nuestro dolor: evitándolo, negándolo, reduciéndolo, posponiéndolo o escapando de el.
Lo tratamos de hacer de diferentes maneras como: comiendo mucho o dejando de comer, bebiendo, fumando, consumiendo drogas, o involucrándonos en una u otra relación.
O nos volvemos críticos, depresivos, y un sinfín de maneras para tratar de controlar nuestro dolor.
El dolor viene cuando nos damos cuenta a solas que no somos Dios y que no podemos controlar nada, eso nos atemoriza.
Cuando tratamos de jugar a ser Dios, hay consecuencias como: Temor a que alguien descubra como somos realmente, que no somos perfectos. Por eso no permitimos que nadie se acerque a nosotros por miedo al rechazo y a que no nos amen.
Frustración: Terminamos con un problema y otro aparece, terminamos con una relación frustrante y otra aparece, no podemos terminar al mismo tiempo con todas.
Fatiga: Tratar de controlar todo, consume mucha energía. La mayoría de la gente trata de mantenerse ocupada, involucradas en un ir y venir de cosas, trabajando hasta el cansancio. Si siempre esta cansado, pregúntese ¿De que esta huyendo?
Fracaso: No hay ninguna persona que tenga todo bajo control Todos somos débiles en diferentes áreas y nos necesitamos unos a otros.
La cura es reconocer que no soy Dios, soy incapaz de cambiar mi pasado, incapaz de controlar a otras personas, incapaz de hacer frente a mis hábitos, comportamientos y acciones dañinas.
¿Que heridas, complejos, o hábitos necesita cambiar? Si usted admite que tiene un problema, una necesidad o una herida llame al (864) 567-6528

Dra. Flor Maria Puyo
Acerca del Autor
Con Usted
Newsletter Powered By : XYZScripts.com