editor@latinonewspaper.net | 22-Jun-2021 09:10:50 pm

RELATO DE UNA MADRE DESESPERADA

“FUE MÁS IMPORTANTE GENERAR DINERO”

Escrito el 15 Mar 2007
Comment: Off
Greenville, SC.- “Quiero compartir esta experiencia con LATINO, para que los padres, no pasen lo que le tocó vivir al menor de mis hijos, por un descuido de nosotros sus padres” empieza narrando Gladys Mesa, junto a su hijo Alejandro.

“En casa vivía aburrido, mi madre trabajando, mi padre en su dealer de autos. Me la pasaba solo con mi hermano. A veces él cocinaba para comer algo y sino, nos moríamos de hambre hasta que llegue uno de mis padres” dice Alejandro de 11 años.

Cuando queríamos ir a algún sitio, mis padres nunca nos podían llevar, por estar trabajando todo el tiempo.

Tienes quien te haga el raid? Decía la madre, a lo que Alejandro respondía: Si, no te preocupes.

Lo cierto es que desde su casa en Berea, muchas veces, él caminaba por no quedarse en casa con su hermano mayor, Axell, de catorce años.

La ausencia prolongada de los padres en la casa, no hizo sospechar nunca, que tipo de amistades, rondaban al menor de sus hijos.

“Creo que fue responsabilidad nuestra, permitir que mi hijo salga solo, sin su hermano. Dejarlo que se movilice, confiando en su inteligencia para escoger buenos amigos” dijo la madre.

Gladys, contó entre lágrimas, que su hijo estuvo a punto de iniciarse en uno de esos grupos anti-sociales a los que les llaman “gangas”.

“Mi hijo, llegó un día muy golpeado, lloraba como un niño entre mis brazos, es que es un niño de solo once años”.

El pequeño Alejandro, había aceptado entrar en un grupo, en el que para ser parte de ellos, debería recibir una paliza de parte de sus integrantes.

Cuando le estaban pegando, unos jugadores de fútbol que se acercaban, rompió el grupo: “Ah muchachos, no se peleen, no sean abusivos”.

Es así como Alejandro, se liberó de una fuerte paliza, la que lo haría, si la resistía, parte del grupo en cuestión.

“Quise sentirme importante, sentir una familia, que es como te sientes con ellos, pero me equivoqué, porque parece una familia, pero mala, donde aprendes a hacer daño, a golpear, a usar armas, a matar”

Gladys y su esposo, conversaron con sus hijos y decidieron salir de la ciudad, reconociendo que fue más importante para ellos, generar dinero que el cuidado de sus retoños.

“Sí, cometimos un error, pero si tenemos que salir de la ciudad, del estado, por la seguridad de nuestros hijos, lo haremos con toda certeza, porque para nosotros primero son nuestros hijos” dijo decidida.

En estos momentos, Gladys, su esposo, Axell y el pequeño Alejandro, deben estar camino a instalarse en un nuevo estado.

Ellos entendieron que nada reemplaza el cuidado y el amor de los padres, de una verdadera familia, nunca comparable con estos grupos cuyo triste final tiene tres caminos: el hospital, la cárcel o la muerte.




Por Rossy Bedoya, Reportera

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com